Por la reactivación de un sector vital para el conjunto de nuestra economía

Juan Zapata

Presidente de la Federación Andaluza de Hoteles y Alojamientos Turísticos (FAHAT)

 

A nadie se le escapa, aunque en ocasiones tengamos alguna duda de ello, que el sector hotelero y de alojamientos turísticos, es el pilar básico sobre lo que pivota el conjunto de la actividad turística que se desarrolla en cualquier destino turístico. Tampoco es desconocido que esta actividad, en ocasiones maltratada por muchos actores que ningunean el esfuerzo de este sector, supone (datos previos a la pandemia) más de un 14% del P.I.B de nuestra comunidad autónoma.

En circunstancias normales, este simple dato, debería posicionar y porqué no decirlo, condicionar cualquier decisión que, desde las administraciones públicas, desde la administración local, pasando por la autonómica y finalizando en la administración central del Estado, se adopte en cualquier tipo de materia desde la impositiva a la meramente administrativa o de regulación del propio sector.

Lo cierto y verdad es que esta maldita pandemia, entre otras cosas, nos ha enseñado que nada de eso se toma en consideración. Asistimos, no sin un alto grado de incredulidad, a una falta de interés generalizado, cuando no a declaraciones salidas de tono intentando tirar por tierra el trabajo de un sector que desde hace décadas sostiene económicamente a nuestro país y nuestra comunidad autónoma, lo cual hace que en lugar de caer en el desánimo y el desasosiego, nos sirva de acicate para seguir defendiendo a ultranza los intereses de nuestro sector.

La realidad, a pesar de muchos, es muy tozuda, y es esa realidad la que nos obliga a mirar hacia adelante por responsabilidad no sólo para con nuestros empresarios sino con el conjunto de la sociedad.

Así, desde el comienzo de esta crisis sin precedentes, hemos venido trabajando y que a nadie le quepa duda en que, seguiremos insistiendo en ello, sobre varias líneas que desde nuestro punto de vista son de vital necesidad resolver para garantizar la supervivencia del mayor número posible de empresas, ya que desafortunadamente y en gran parte por el tiempo perdido por el conjunto de las administraciones, no todas van a poder superar este duro golpe.

De entre ellas destacamos, la necesaria flexibilización y adaptación de las normas que regulan nuestra actividad para posibilitar la inmediata reactivación del sector, la posibilidad de acceso a herramientas y ayudas que ofrezcan soluciones al paulatino deterioro de nuestro capital circulante y la compensación de los costes operativos provocados por la falta de actividad, el desarrollo de acciones dirigidas a establecer un marco de seguridad sanitaria para nuestros clientes y la preparación del sector de cara al proceso de digitalización, sostenibilidad e innovación del conjunto de la oferta.

Sobre cada uno de esos apartados, desde la FAHAT, venimos trabajando durante todo el pasado año y en algunos casos, los menores desafortunadamente, ya podemos decir que existen soluciones puestas encima de la mesa en coordinación necesaria con la administración.

Respecto de la flexibilización y adaptación de las normas, si bien es cierto que en el mes de mayo de 2020 fue publicado el Decreto que regula la actividad hotelera, hemos concretado algunas cuestiones, que en breve esperemos sean ratificados a través de una modificación de facto de la norma, que vienen a ajustar a la realidad del desarrollo de la actividad salvando algunos obstáculos que la reciente norma mantenía en su redacción. Así mismo, estamos iniciando en estos momento, una ambiciosa reformulación de la norma que regula los apartamentos turísticos para adaptarla a un modelo de clasificación por puntos que aporte una mayor flexibilización a esta figura alojativa. Desafortunadamente, no sigue el mismo camino de celeridad la propuesta realizada a la Junta de Andalucía respecto a la posibilidad de habilitar un nuevo marco legal para la renovación de la planta hotelera y de alojamientos turísticos de Andalucía, consistente en un incremento de la edificabilidad de manera excepcional y acotado en el tiempo, que permita acometer las actuaciones de renovación, mejora y modernización que precisa la planta hotelera de la región, y que contribuya a dinamizar económicamente un sector especialmente castigado por la situación de parálisis derivada de las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID-19.

En referencia a las herramientas y ayudas al sector, hemos venido trabajando intensamente con la Consejería de Turismo y la de Empleo para la puesta en marcha de un paquete de ayudas que permitan dar oxígeno a la cada vez más maltrecha situación financiera de las empresas del sector, que, si bien no suponen una verdadera tabla de salvación, si alivia en cierta medida la situación de falta de ingresos que la parálisis del sector viene padeciendo desde principios del pasado año. En cualquier caso y a todas luces, son ayudas que llegan demasiado tarde para muchos desafortunadamente.

Por otra parte, la seguridad hacia nuestros clientes ha sido, y será siempre, un asunto obsesivo para el conjunto del sector. Desde la formulación de los planes de prevención iniciados y puestos en marcha por el Instituto Tecnológico Hotelero e implementados por la totalidad de la oferta desde el inicio de la pandemia, hemos seguido profundizando en dotar a nuestro destino de las mejores condiciones de seguridad que permitan a nuestra demanda actuar con alto grado de satisfacción y confianza. En este sentido es necesario destacar la puesta en marcha por parte de la Consejería de Turismo a propuesta de nuestra Organización, de un seguro médico gratuito que viene a atender y cubrir cualquier incidencia que nuestros clientes de procedencia internacional puedan sufrir en nuestro destino como consecuencia de la COVID-19. Esta es una medida que necesariamente debe estar operativa durante los próximos años, cuestión esta que ha día de hoy parece resuelta y que contará con nuestra permanente supervisión.

Por último, aunque por ello no menos importante, debemos estar muy atentos al desarrollo de los nuevos marcos comunitarios y de los fondos europeos para la reactivación y recuperación de la actividad económica. Para ello hemos puesto en marcha y constituido una Oficina Técnica de Proyectos Europeos que permita el acceso y participación de FAHAT y de sus empresas asociadas en proyectos con financiación europea que redunden en la reactivación y modernización del sector hotelero y de alojamientos turísticos de Andalucía. El trabajo de esta Oficina Técnica de Proyectos se centrará en los cuatro ejes transversales que vertebrarán la transformación del conjunto de la economía y que se sitúan en el centro de la estrategia política nacional: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial. En el ámbito de estos ejes, se trabajará en el análisis, identificación y definición de posibles prioridades de inversión y proyectos rentables, innovadores para el sector de los hoteles y demás alojamientos turísticos.

En definitiva, se trata de estar alerta en todo momento, no bajar la guardia y de estar en permanente comunicación y cooperación con todos los agentes tanto públicos como privados en el ánimo de, por un lado, posibilitar la supervivencia del mayor número de empresas golpeadas terriblemente por esta pandemia, y por otro, establecer un escenario en todos los ámbitos lo más favorable posible para garantizar la reactivación de un sector vital para el conjunto de nuestra economía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad