Caída de la inversión inmobiliaria mundial y fuerte recuperación en el segundo semestre, según Colliers

Colliers International espera una recuperación de la inversión inmobiliaria global, post-crisis COVID-19, más fuerte y rápida que la que tuvo lugar después de la crisis financiera mundial.

Según la consultora, hay luces de esperanza, a pesar de que se prevé una recesión global, tras el análisis de los últimos datos del Índice de Gestores de Compra del sector manufacturero Chino (IPM), que demuestran una estabilización en marzo después de una caída récord en febrero. Los datos de Oxford Economics muestran que después de una contracción del PIB mundial del 1,8% trimestral en el primer trimestre y un nuevo descenso del 0,3% previsto en el segundo trimestre, el crecimiento debería situarse alrededor del 1,5% y el 1,8% en el tercer y cuarto trimestre respectivamente.

Mikel Echavarren, CEO de Colliers en España, comenta: “Este nivel de conmoción en los mercados mundiales no tiene precedentes y vemos un efecto generalizado en todo el mundo, incluso en las economías que relativamente no se vieron afectadas en la crisis financiera global como China y Australia. La caída del PIB mundial va de la mano de otros factores, como las restricciones a los viajes a nivel mundial tanto por motivos comerciales como por turismo, la caída de los precios del petróleo y la volatilidad de los mercados bursátiles. La buena noticia es que el repunte de cada uno de ellos se verá en breve y la recuperación se prevé que sea fuerte”.

Colliers señala que los volúmenes de inversión anual en activos comerciales en el mundo han seguido, en general, una trayectoria ascendente desde la crisis financiera. En 2018 se invirtió una cifra récord de 1,8 billones de dólares, y en 2019 1,7 billones. Este año la inversión se ha visto golpeada con datos preliminares del mes de marzo que indican una disminución de alrededor del 70% anual en la actividad mundial para situarse en 48.000 millones de dólares, por debajo de los 144.000 millones de dólares de marzo de 2019. La cifra del primer trimestre, de 250.000 millones de dólares, es la más baja desde el segundo trimestre de 2012.

Ha habido elementos positivos en algunos mercados en el primer trimestre. La actividad en los Estados Unidos alcanzó los 113.000 millones de dólares, algo menos que los 116.000 millones de dólares transaccionados hace un año, mientras que en el Reino Unido se registró un aumento del 9%, de 16.900 millones de dólares a 18.400 millones de dólares en el mismo período, impulsado significativamente por transacciones como la venta de la cartera de iQ de residencias de estudiantes por 6.000 millones de dólares. La actividad del primer trimestre fue particularmente fuerte en Alemania (+35% anual), Italia (+43% anual) y España (+46% anual).

El modelo econométrico de Colliers sugiere que los volúmenes de inversión mundial del segundo trimestre estarán a un nivel similar que las cifras del primer trimestre. Aunque la actividad en China se recupera, muchas partes del mundo permanecen en estado de alarma y por lo tanto la actividad comercial seguirá siendo baja en las próximas semanas. Sin embargo, el modelo predice un considerable repunte en el tercer y cuarto trimestre, con los volúmenes mundiales volviendo a los niveles vistos antes del brote de COVID-19.

Por su parte Jorge Laguna, Business Intelligence Director señala: “Es imposible predecir a corto plazo la evolución de las transacciones de activos comerciales debido a la cambiante naturaleza de la crisis de COVID-19 pero desde Colliers creemos que hay algunas razones para ser cautelosamente optimistas. Los gobiernos y los bancos centrales han reaccionado mucho más rápido y a una escala mayor de lo que lo hicieron en la crisis financiera mundial, y por otro lado, el peso del capital global es mayor que hace una década; los inversores van a querer diversificar sus carteras. El modelo de Colliers predice que habrá un repunte considerable en el segundo semestre después de una corta recesión, sin embargo, se basa en una previsión actual de una recuperación económica fuerte en el segundo semestre y hay que señalar que requiere una cierta cautela.