Chiclana, una ciudad en continuo crecimiento

Situada al sur de la Bahía de Cádiz, Chiclana de la Frontera se ha convertido en estos últimos 30 años en un destino turístico de referencia a nivel nacional e internacional y en continuo crecimiento, con un aumento de la población desde el año 2000 de más de 25.000 habitantes, hasta alcanzar los 86.300 en la actualidad.

Este crecimiento constante, que no se ha visto mermado por las crisis económica de 2008 o de 2020, tiene su explicación en varios factores fundamentales, entre ellos, la calidad de vida, un desarrollo inmobiliario sostenible y la consolidación como un destino turístico de calidad, así como una ciudad donde vivir durante todo el año, que cuenta con amplios espacios verdes, equipamientos y servicios para el disfrute de las personas y el buen clima a lo largo de los 365 días del año.

Y, por supuesto, un factor fundamental para el desarrollo económico, urbanístico y social de Chiclana fue la apuesta por un turismo sostenible con la creación de Novo Sancti Petri, el mejor resort de España, que comenzó su exitosa andadura en 1991. Así, el 1 de mayo de dicho año se inauguró el primero de los hoteles de cuatro y cinco estrellas de esta urbanización, actual Iberostar Royal Andalus Golf.

Y decimos el primero porque en estos 30 años el complejo hotelero creció gracias a la decidida apuesta de las grandes cadenas hoteleras de España, lo que propició que en la actualidad el Destino Chiclana cuente con más de 12.000 plazas hoteleras de cuatro y cinco estrellas. Así, cadenas como Hipotels, Meliá, Aldiana, Riu, Barceló, Vincci, Iberostar, Ilunion o Valentín no dudaron en instalar establecimientos en Chiclana. Todo ellos, además, respetando la idea inicial con la que se creó el complejo Novo Sancti Petri, que no es otra que la sostenibilidad (hoteles amplios y de baja altura) y la calidad (superando en todos los casos las cuatro estrellas e, incluso, llegando a contar con cuatro establecimientos de cinco estrellas y con numerosos reconocimientos por su excelencia a nivel nacional e internacional).

Muestra de la calidad del servicio que ofrece al visitante, el pasado 2020 (marcado por la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del Covid-19) tuvo un oasis en cuanto a pernoctaciones en Chiclana, alcanzándose una ocupación superior al 70 por ciento durante los meses estivales, muy por encima de otros destinos turísticos nacionales de primer nivel. Así, los amplios espacios (con largas playas en las que el disfrute y el distanciamiento social eran compatibles y espacios abiertos en los propios establecimientos hoteleros), la fuerte apuesta del Ayuntamiento de Chiclana por preservar la seguridad y la salud de las personas y el magnífico trabajo del sector turístico lograron afianzar, un año más, Chiclana como destino turístico de referencia en España.

Turismo residencial

Pero, más allá de contar con casi 13.000 plazas hoteleras, el Destino Chiclana se ha convertido en estas últimas tres décadas en uno de los principales destinos de turismo residencial, contando en la actualidad con más de 100.000 plazas repartidas en urbanizaciones, apartamentos turísticos y chalets. Así, gracias a esta amplia oferta residencial, que está en continuo crecimiento, Chiclana pasa de los 86.300 habitantes censados a casi triplicar su población durante la temporada estival.

En este sentido, el crecimiento poblacional de los últimos 30 años ha ido acompañado por un crecimiento urbanístico a lo largo del municipio, fundamentalmente en la zona de la costa, con la creación de infinidad de urbanizaciones, que, al igual que sucede con la planta hotelera de Novo Sancti Petri, se ha desarrollado respetando el medio ambiente y apostando por la sostenibilidad y el cuidado del entorno. De esta forma, se ha trabajado para compatibilizar dicho crecimiento urbanístico con el descanso y la calidad de vida de los residentes, que han apostado por salir de la ciudad para disfrutar de un entorno más amable y sostenible para el crecimiento de la familia.

Así, siendo consciente de la importancia del desarrollo sostenible de la ciudad, el Ayuntamiento de Chiclana trabaja en distintos proyectos, bien a través de fondos europeos o con presupuesto íntegramente municipal, de cara a transformar la ciudad y conectar el casco urbano con la zona de la playa. De esta forma, teniendo en cuenta que el casco urbano se sitúa a más de siete kilómetros de las playas de Sancti Petri y La Barrosa y que el municipio cuenta con distintas vías para conectar ambas zonas del término municipal, el Consistorio chiclanero trabaja para crear una ciudad más sostenible, donde tenga mayor relevancia el peatón y el ciclista, frente al vehículo motorizado.

En este sentido, uno de los grandes proyectos en los que se está actuando en estos momentos es la reconversión en una gran avenida de la carretera del Molino Viejo, principal arteria que une la ciudad con la playa de La Barrosa y cuyo entorno cuenta con zonas residenciales y comerciales. Así, pese a quedarse a las puertas en dos ocasiones de las ayudas europeas gestionadas por la Junta de Andalucía con cargo a Ciudad Amable, el Gobierno municipal ejecuta con presupuesto municipal la ampliación de esta vía, duplicando el número de carriles para los vehículos, así como instalando acerado para el peatón y creando carriles 30 para compatibilizar el uso del transporte motorizado con la bicicleta, además de alumbrado, canalizaciones de pluviales y soterramiento del cableado, hasta convertir esta importante vía en una amplia avenida que conecta los dos núcleos residenciales más importantes de Chiclana.

Teletrabajo

La calidad de vida, un entorno respetuoso con el medio ambiente, los amplios espacios donde pasear y disfrutar de la familia y el buen clima a lo largo del año han sido factores que, tras la llegada de la pandemia y el confinamiento, han hecho de Chiclana un destino no solo para disfrutar durante la temporada estival, sino para vivir todo el año. Y es que numerosas familias de otros puntos de Andalucía, España e incluso fuera de nuestras fronteras, han apostado por trasladar su residencia a Chiclana, gracias a la posibilidad de realizar teletrabajo en sus empresas.

De este modo, tras el atípico verano 2020, marcado por las medidas de seguridad y el distanciamiento social, empresarios y trabajadores que han llevado a cabo sus labores profesionales han decidido continuar su estancia en sus segundas residencias. Para ello, desde el Ayuntamiento de Chiclana se ha trabajado para que el visitante nacional, así como el turista de otros países del centro y norte de Europa, fundamentalmente, Alemania, Reino Unido y los países nórdicos, disfruten de largas temporada del año en el municipio, sobre todo, durante los meses de invierno, en los que el clima en estos países es más adverso y la llegada de turistas a Chiclana es menor. Como consecuencia de ello, las grandes compañías de telecomunicación han ampliado sus infraestructuras a lo largo y ancho del municipio, con el objetivo de que todas las familias puedan contar con los medios oportunos para poder trabajar desde su propio domicilio, logrando así que la amplia mayoría de la zona residencial cuente con servicios fundamentales como fibra óptica o gas natural.

Así pues, el teletrabajo se suma a la apuesta del Gobierno municipal por hacer de Chiclana un destino para todo el año, en el que el visitante no solo puede disfrutar del sol y la playa, sino también de otros atractivos como los pinares, marismas, esteros, senderos donde pasear, montar en bicicleta o a caballo, además de la práctica deportiva al aire libre, la Cultura y el enorme patrimonio histórico, que se remonta a la época fenicia.

Una apuesta por la sostenibilidad

Chiclana ha demostrado en estos últimos lustros que se ha convertido en uno de los principales motores económico y social de la provincia de Cádiz, con un crecimiento demográfico por encima de la media nacional y con un incremento del número de empresas, que han diversificado su oferta, pasando de ser un municipio basado en el sector primario (agricultura y pesca) a convertirse en una potencia en el sector terciario, gracias fundamentalmente al turismo, así como en otros sectores como la construcción y la industria, con el mayor número de empresas auxiliares del sector naval en la Bahía de Cádiz.

Pero ese crecimiento urbanístico y demográfico también ha ido acompañado por una apuesta por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, con la creación de tres áreas de reciclaje, la reciente inauguración de una planta de transferencia de residuos, nuevas infraestructuras de carriles bici, senderos y espacios para el disfrute en un paisaje natural envidiable en el entorno del parque natural de la Bahía de Cádiz.

Además, gracias a la consecución de 12,5 millones de euros de fondos europeos (FEDER), a través de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI), el Ayuntamiento de Chiclana diseña distintos proyectos sostenibles, tanto medioambiental como socialmente hablando. Entre ellos, se trabaja en la creación de nuevos carriles bici en el casco urbano y en la zona residencial de la costa; la sustitución de la totalidad de las casi 11.000 luminarias existentes en el municipio, que también se financiará con fondos FEDER a través de IDAE; o la adquisición de nuevos autobuses de gas, que podrán circular con biogás que se genera a través de aguas residuales de la estación depuradora de El Torno, gracias al proyecto All-Gas.

Asimismo, se llevarán a cabo dos importantes actuaciones en barriadas como la instalación de ascensores en La Carabina, facilitando la accesibilidad de las más de 100 familias que residen en estos bloques de viviendas, o las mejoras en la red de saneamiento e infraestructuras de la barriada El Carmen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad