“Cuando se trabaja en un país que no es el propio, se necesita mucha ayuda para equivocarse lo menos posible”

El abogado Luis Miguel Martín Rubio, especialista en asesoramiento jurídico y consultoría a empresas, acaba de incorporarse como nuevo socio al despacho de abogados ONTIER, una firma internacional presidida por Adolfo Suárez Illana. Desde su puesto, prestará servicios jurídicos a las empresas andaluzas, ofreciéndoles cobertura a nivel internacional, especialmente en Iberoamérica, donde existe una fuerte implantación del sector empresarial andaluz. “Con este fichaje queremos reforzar el asesoramiento a las empresas andaluzas, especialmente en su expansión a Latinoamérica, región en la que somos líderes con nueve oficinas de las 16 que tenemos en todo el mundo”, comentaba recientemente sobre su incorporación el socio director de ONTIER, Pedro Rodríguez Rodero. Licenciado en Derecho por la Hispalense y diplomado en Alta Dirección de Empresas y en Alta Dirección en Instituciones Sociales por el Instituto Internacional San Telmo, desde octubre de 2010 ocupaba la Dirección de Negocio para Andalucía de EY. En la actualidad, compagina su desempeño profesional con la pertenencia al consejo asesor de diferentes empresas -entre ellos el de esta publicación-, es patrono y miembro de la comisión ejecutiva en otras tantas fundaciones e instituciones, colabora en varios medios de comunicación e imparte ponencias y conferenciafoto familia Alta2s de carácter jurídico y económico.
¿Podría realizar un breve balance de su experiencia profesional?
Mi formación profesional es jurídica. Cursé mi licenciatura de Derecho en la Universidad de Sevilla, donde al término de mis estudios impartí clases en el Departamento de Procesal durante diez años, e inicié el ejercicio de la abogacía con despacho propio. Posteriormente, se inicia un periodo en la gestión pública en los ámbitos municipal y estatal, y a continuación pasé a la gestión privada en ámbitos empresariales y financieros. A partir de 2010, cuando me incorporé a EY (antes Ernst & Young), he tenido la responsabilidad de desarrollar el negocio de esta firma en sus diferentes especialidades, la auditoría, la consultoría a empresas y el área legal y fiscal, en todo el extenso territorio de Andalucía y Extremadura.
Han sido unos años intensos, en los que he estado rodeado de grandes profesionales de los que he aprendido mucho, y en los que se ha llevado a cabo una ingente tarea para contribuir al crecimiento y posicionamiento de esta compañía en el territorio de actuación. El balance que hago es muy positivo en todos los puestos que he desempeñado, pero reitero mi agradecimiento por el enriquecimiento personal y profesional que he adquirido en estos años en esta gran organización.

¿Cómo valora el nuevo desafío profesional que representa su “fichaje” por el despacho internacional de abogados ONTIER?
Representa un reto muy notable y una importante oportunidad profesional. Se trata de una gran firma de abogados de ámbito internacional, con una base muy sólida sustentada en sus muchos años de vida en la abogacía española, pues sus orígenes se remontan a casi medio siglo de historia. Fundamental ha sido la aportación de toda una autoridad del mundo jurídico como es el “Maestro” Ramón Hermosilla, quien ha sido protagonista directo con su dilatada actividad profesional en los grandes acontecimientos empresariales y económicos de nuestro país en su historia más reciente. A la veteranía que aporta la figura de Ramón Hermosilla se une un experto y curtido equipo profesional que lideran los letrados Gutiérrez de la Roza y Rodríguez Rodero, a los que se suma el amplio elenco de profesionales que integran hoy esta prestigiosa Firma. Y a todo ello se une la visión de Adolfo Suárez Illana, quien preside el Proyecto de internacionalización iniciado hace unos años. Por su modelo innovador y pionero, en la actualidad, después de algunos años de un meticuloso trabajo, esta fórmula exitosa está siendo utilizada por otras firmas competidoras que valoran el modelo de internacionalización ONTIER para sus procesos de internacionalización.

¿Qué papel va a desempeñar en esta firma?
En primer lugar, sería conveniente, de una forma breve, explicar el proyecto del despacho. No cabe duda que como empresa de servicios empresariales y profesionales es una firma cuya finalidad fundamental es la de ayudar a las empresas en todo su devenir diario, pero especialmente hay que destacar la vocación internacional del proyecto ONTIER. Los empresarios son conscientes de las dificultades a las que se enfrentan cuando tratan de internacionalizar su negocio. Para acometer este proceso se requiere audacia, astucia, un poco de suerte, pero sobre todo un compañero de viaje de mucha confianza, con los conocimientos y la experiencia suficientes para propiciar que se den los pasos más adecuados en cada momento. En ese sentido, mi papel en la firma consistirá en colaborar con las empresas andaluzas en esos procesos de internacionalización que tengan previstos para su negocio.
Para ello, vamos a contar con una estructura profesional que va a estar ubicada en Sevilla, desde la cual se va a prestar servicio a todo el ámbito geográfico andaluz.

¿Qué protagonismo está cobrando la internacionalización en la empresa andaluza?
Nadie puede pasar por alto que en todos estos años en los que hemos sufrido una situación de crisis tan virulenta, a la economía andaluza no le ha quedado más remedio que buscar puertas por todo el mundo por las que entrar y penetrar en nuevos mercados, nuevos destinos que están contribuyendo a dar continuidad a la viabilidad de la actividad empresarial andaluza. Andalucía cuenta con un tejido empresarial forjado durante muchos años de historia, y está siendo capaz de demostrarle al mundo las capacidades y la fuerza empresarial que atesora, en unos tiempos en los que el mercado interior ha quedado reducido o limitado por las dificultades de la crisis. En definitiva, la internacionalización se ha convertido en la tabla de salvación de muchas empresas de los más diversos sectores, que han visto en la apuesta por nuevos mercados una respuesta a su necesidad de diversificación para hacer frente a las dificultades en su mercado interno tradicional.

¿Cómo trabaja su despacho en el plano internacional?
ONTIER está presente a fecha de hoy en 12 países con 16 oficinas; por lo tanto, tiene 16 puertas abiertas en todo el mundo. Tiene una gran presencia en países de Latinoamérica, hasta el punto que cuenta con nueve despachos repartidos por el continente americano, 10 si contamos la oficina de Estados Unidos. De todos modos, no sólo nos diferencia la vocación internacional, sino que nos complace distinguirnos como un despacho global con alma local; nos gusta este eslogan porque la clave está en la cercanía al mercado y a los clientes. Para nosotros lo primero son las personas y que el cliente siempre tenga claro que salir fuera no tiene por qué ser más costoso de lo inicialmente previsto.
En esta firma cada despacho, cada oficina, cada socio de cada país, es un experto jurídico que resuelve los problemas como siempre lo ha hecho, aportando el valor de la experiencia. Por eso tiene el prestigio y el respeto que se le reconoce desde hace tantos años, y por eso se distingue como el primer despacho global con alma local.
Evidentemente, todo asesoramiento tiene como finalidad salvar a priori las dificultades que uno puede encontrarse, a partir del conocimiento que proporcionan la experiencia y la especialización, en el caso que nos ocupa en el proceso de búsqueda y permanencia en mercados internacionales. ONTIER tiene la capacidad, los profesionales y la experiencia acumulada para, desde una visión preventiva, preparar todos los antecedentes necesarios para que la aventura no encuentre más dificultades de las previstas.
La experiencia nos dice que cuando se trabaja en un país que no es el propio, se necesita mucha ayuda para equivocarse lo menos posible. Se trata de recibir un asesoramiento para que si algo no sale tal como estaba previsto -algo que naturalmente puede ocurrir-, podamos volver a intentarlo con las mayores garantías posibles. Es muy importante que lo invertido en la aventura internacional sea precisamente eso, una inversión y no un gasto.
Este despacho tiene claro que el éxito de los negocios internacionales depende de las personas y de los equipos de los que te rodeas. Y que lo más difícil cuando quieres ir a un nuevo mercado es encontrar personas en las que puedas depositar toda tu confianza. Porque, efectivamente, recibir un buen o un mal asesoramiento puede decantar la balanza del lado del éxito o del fracaso. Ai

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *