“Debemos apostar por la renovación y la sostenibilidad de las ciudades, ese es el futuro”

Susana Díaz Pacheco

Presidenta de la Junta de Andalucía

 

Licenciada en Derecho por la Universidad Hispalense y diplomada en Alta Dirección de Instituciones Sociales por el Instituto Internacional San Telmo, Susana Díaz Pacheco fue investida presidenta de la Junta de Andalucía el 5 de septiembre de 2013, tras una intensa trayectoria política en la comunidad autónoma.

Susana Díaz
Susana Díaz

Nacida en el barrio sevillano de Triana, Díaz inició su andadura política a los 17 años en las Juventudes Socialistas de Andalucía. Actualmente es la secretaria general del PSOE de Andalucía, cargo para el que fue elegida el 23 de noviembre de 2013 en el Congreso Regional Extraordinario celebrado en Granada.

Desde su llegada a la presidencia, ha mostrado públicamente su apoyo al sector de la construcción como uno de los pilares fundamentales para la creación de empleo en Andalucía, siempre que no se repitan los errores del pasado –insiste en que hay que “huir de la especulación”-, circunstancia que ha sido aplaudida con entusiasmo por empresarios y profesionales. Esta apuesta se materializó en un primer término con la creación de la Mesa de la Construcción Sostenible, a partir de la cual se puso en marcha un programa de impulso a la construcción sostenible, cuya primera línea de incentivos, de 200 millones de euros, tuvo tan excelente acogida que se agotó en escasas semanas. “Estamos dirigiendo nuestros recursos y esfuerzos hacia la rehabilitación y la eficiencia energética, que constituyen líneas estratégicas del Gobierno andaluz para el cambio de modelo económico y la reconversión del sector de la construcción hacia actividades generadoras de empleo estable”, asegura la presidenta para esta revista. Las prioridades de su política de actuación, donde el sector constructor está llamado a jugar un papel fundamental, las deja muy claras: “Que Andalucía vuelva a crear empleo y que los ciudadanos comiencen a sentir la recuperación económica”.

 

¿Qué papel juega usted, como la persona hoy por hoy con mayor relevancia institucional del partido socialista, en este nuevo tiempo que se ha abierto para el PSOE y el socialismo español, cuyas ilusiones renovadas se perciben entre la opinión pública?

El PSOE ha dado una lección de democracia y regeneración y de eso me siento muy orgullosa. Andalucía contribuye y seguirá contribuyendo a consolidar esa regeneración, pero debemos seguir trabajando porque todavía hay que ganarse la confianza de los ciudadanos.

Eso sí, mi compromiso es con Andalucía y mi máxima responsabilidad es la de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Voy a defender los intereses de mi tierra siempre, gobierne quien gobierne en Madrid.

Usted ha hablado en repetidas ocasiones de la necesidad de trabajar por recuperar la confianza de la ciudadanía en la política. ¿Cree que la clase política en general está recuperando esa confianza?

Los casos de corrupción están perjudicando seriamente a la política, y por ende a la democracia. Por eso, y sin hacer ningún tipo de distinción, tenemos que ser implacables contra la corrupción. Como presidenta, he reforzado y ampliado los controles administrativos para que este tipo de fraudes no vuelvan a ocurrir en Andalucía.

También hemos aprobado la Ley de Transparencia. Con todos estos mecanismos y nuestro trabajo, que debe ser ejemplar ahora más que nunca, los ciudadanos volverán a confiar en la política.

Centrándonos ya en el sector constructor en Andalucía, por el que usted ha apostado fuertemente desde su llegada a la Presidencia, describa brevemente los ejes básicos del Plan de Impulso a la Construcción Sostenible 2015-2020, uno de los programas estrella de su Gobierno.

Mediante ese decreto-ley, hemos articulado una importante estrategia de reactivación del sector de la construcción con criterios de viabilidad económica y ambiental destinada a facilitar inversiones de ahorro, eficiencia energética, mejora de instalaciones y uso de fuentes renovables en las edificaciones y espacios urbanos de la comunidad autónoma.

Esta iniciativa, de gran calado, incluye medidas a corto plazo como la concesión de incentivos para este fin por valor de 200 millones de euros entre 2014 y 2015. Dentro de este paquete de ayudas, destaca una partida que ronda los 40 millones de euros para impulsar intervenciones de rehabilitación energética en el parque público de viviendas de la Junta, concretamente en 6.630 hogares de toda Andalucía, en los que residen más de 26.500 personas.

Con este programa, el Gobierno andaluz emprende un ambicioso y profundo proyecto de reforma de su patrimonio público de carácter residencial. Se trata de una intervención sin precedentes que pone de manifiesto nuestro compromiso con las viviendas públicas y con la mejora y calidad de vida de quienes menos recursos poseen.

¿Qué espera de este Plan en términos de creación de empleo, sobre todo en un sector tan castigado por la crisis? ¿Abrirá nuevas alternativas y oportunidades para el sector?

Por supuesto. Se pone en marcha con ese objetivo y obedece a un cambio de modelo productivo promovido por la Junta de Andalucía desde el convencimiento de que la obra vinculada al ámbito especulativo que provocó la burbuja inmobiliaria y su posterior estallido, no será la solución a la crisis. Debemos apostar por la renovación y la sostenibilidad de las ciudades, ese es el futuro.

Estamos dirigiendo nuestros recursos y esfuerzos hacia la rehabilitación y la eficiencia energética, que constituyen líneas estratégicas del Gobierno andaluz para el cambio de modelo económico y la reconversión del sector de la construcción hacia actividades generadoras de empleo estable. Ambas líneas de trabajo ofrecen oportunidades de crecimiento a este ámbito empresarial y permiten, sobre todo, la reconversión parcial de los trabajadores de la construcción, que sufren un elevado índice de paro tras la burbuja.

¿Cómo valora el trabajo que están realizando los integrantes de la Mesa para la Reactivación de la Construcción Sostenible en Andalucía, responsable en gran medida del desarrollo del mencionado Plan?

Para garantizar un correcto y satisfactorio desarrollo de esta iniciativa de reactivación del sector con criterios no especulativos es clave contar con todos los agentes económicos y sociales implicados en dicha actividad económica.

Todos debemos trabajar con voluntad de cooperación para evitar que se repitan errores del pasado que condicionen el crecimiento de nuestra comunidad. Y me consta que se está generando esa dinámica.

Desde el sector constructor aplauden con entusiasmo que usted hable públicamente de esta actividad como uno de los motores básicos de la economía andaluza. Hasta la fecha, sus esfuerzos se han centrado en programas destinados a una rehabilitación que persigue, fundamentalmente, la eficiencia energética en la edificación, pero no podemos olvidar un pilar fundamental para los constructores, la obra pública. En este sentido, ¿es posible un mayor esfuerzo inversor, ya sea para ejecución de infraestructuras o para conservación y mantenimiento?

Andalucía es la comunidad que más licita en 2014, con 1.075 millones desde enero, lo que supone un 20% del total de las autonomías. Son datos extraídos del Observatorio de la Construcción de Seopan que constatan que hemos realizado un importantísimo esfuerzo inversor en licitación desde enero hasta mayo de este año, un 120% más que en el mismo periodo de 2013.

Estos números sitúan a Andalucía a la cabeza, a mucha distancia del resto de comunidades tradicionalmente potentes como Cataluña o Madrid. Esta evolución positiva se refrenda con obras concretas. Acabamos de lanzar la licitación más potente desde 2010: el tramo central del metro de Málaga, con 45 millones de euros que permitirán crear 500 empleos.

A esto hay que sumar la reanudación de la Autovía del Olivar y del Almanzora, que ha supuesto poner en carga otros casi 80 millones de euros. Son sólo tres ejemplos, pero hay más porque cada semana estamos reactivando carreteras con avanzado estado de ejecución en todas las provincias.

Soy consciente de que la obra pública es un sector generador de empleo y desarrollo, con una elevadísima incidencia en el día a día de la ciudadanía. Y haremos cuanto esté en nuestras manos, con los recursos que tenemos, para ir acometiendo las infraestructuras pendientes.

¿Cómo valora la fórmula de la colaboración público-privada para la ejecución de grandes obras?

Estamos realizando un esfuerzo extraordinario para seguir apostando por infraestructuras estratégicas, como lo demuestran la reciente puesta en marcha del metro de Málaga o el elevado nivel de ejecución que presenta el suburbano de Granada. Estas apuestas se sustentan sobre un modelo de inversión pública responsable, coherente, riguroso, con una visión global a largo plazo.

El modelo de colaboración público-privada ha sido una fórmula usada en algunos proyectos para ejecutar grandes infraestructuras, pero por lo general ha acarreado bastantes sobrecostes. Hoy en día, en un escenario económico tan restrictivo y con no pocas empresas con dificultades, lo lógico es velar más que nunca por el ahorro, la eficiencia y la viabilidad de cada euro que invertimos.

La hemos escuchado declarar que Andalucía sufre un déficit de infraestructuras de determinados servicios públicos. ¿Vislumbra un futuro en el que se pueda paliar ese déficit?

Como ya he dicho, me gustaría poder invertir mucho más en obra pública y construir más centros educativos, abrir y modernizar más hospitales… Pero la realidad, hoy por hoy, es la que es y tenemos el desafío de elaborar unas cuentas para 2015 con 600 millones de euros menos por decisiones del Gobierno central y de la UE. Eso significa que, un año más, toca priorizar.

Y la prioridad para mi Gobierno pasa por mantener el empleo público y, sobre todo, los servicios públicos fundamentales, porque mientras otros recortan o suprimen derechos, en Andalucía los hemos blindado. En cuanto nos manejemos en otro escenario más propicio, estaremos en condiciones de destinar a obra pública los recursos que todos querríamos.

Su Gobierno ha saldado gran parte de la deuda que tenía contraída con los constructores de obra pública y de vivienda, aunque aún no en su totalidad. ¿Se está trabajando en algún plan para el pago de esa deuda pendiente?

La Junta de Andalucía siempre ha trabajado para atender con celeridad los pagos a las empresas en los plazos que ha permitido la disponibilidad presupuestaria. A pesar de las restricciones presupuestarias, hemos tratado este asunto como una prioridad. Tanto es así que hemos logrado reducir las cuantías pendientes a los constructores, tanto en obra pública como en vivienda, a una cifra residual, abonando más del 97% del total. El Gobierno andaluz está destinando todos los recursos a su alcance para poner a cero el contador de la deuda.

¿Qué efectos sobre la economía andaluza esperan del decreto aprobado el pasado febrero para agilizar la tramitación de los planes urbanísticos de los municipios andaluces, tan esperado por los profesionales y empresarios del sector inmobiliario-constructor?

La norma permitirá agilizar los trámites administrativos del planeamiento urbanístico gracias a la creación, entre otras novedades, de las Comisiones Provinciales de Coordinación Urbanística. Actuarán como cauces únicos de cooperación con los municipios en la tramitación del planeamiento, integrarán y armonizarán los informes que hasta ahora emitían por separado las diferentes consejerías.

De esta manera, se favorecen las condiciones para mejorar la fluidez de la colaboración técnica con las corporaciones locales y para estimular una mayor actividad económica en el sector: con más rapidez, reducción de plazos, unificando criterios (reforzando las competencias de los órganos resolutorios) y, sobre todo, con plena seguridad jurídica.

¿Tienen fecha para la aprobación del nuevo Plan de Vivienda y Rehabilitación? ¿Mantendrá las líneas básicas del Plan Marco?

El nuevo Plan de Vivienda y Rehabilitación se encuentra en la fase final de su tramitación, por lo que estará aprobado antes de que finalice el año. Esta nueva estrategia se ha armado sobre nuevos objetivos y prioridades que se concretan en tres ejes: garantizar una vivienda digna a la población más vulnerable, avanzar hacia un modelo europeo de ciudad sostenible y reconvertir el sector de la construcción hacia la rehabilitación.

La rehabilitación genera tres veces más empleo que la construcción de nueva planta, y además crea un empleo más estable y ligado a la actividad productiva y a la pequeña y mediana empresa, el tejido del que se nutre en gran medida la economía andaluza. Las actuaciones previstas hasta 2020 supondrán la creación de más de 106.000 puestos de trabajo y una inversión pública superior a los mil millones de euros, 775 millones procedentes de fondos europeos complementados por programas de vivienda autonómicos y fondos ligados al plan estatal de vivienda.

Para concluir, un deseo para Andalucía para los dos años que les restan de la presente legislatura.

Mi mayor empeño es luchar contra el desempleo, y por ello trabajo día a día. Hemos puesto en marcha planes de empleo por valor de 906 millones de euros para crear 80.000 puestos de trabajo, además de ayudas financieras a las pymes. Además, hemos realizado una importante reducción de trabas administrativas a la hora de crear empresas o plantear inversiones, y hemos suscrito convenios de altísimo interés con grandes empresas españolas para la creación de empleo y la inserción laboral de los jóvenes andaluces.

Es una prioridad que Andalucía vuelva a crear empleo y que los ciudadanos comiencen a sentir la recuperación económica. Pero no a cualquier precio, sino propiciando empleos de calidad y alentando, en el asunto que estamos tratando en esta entrevista, un modelo económico sostenible que huya de la especulación. Ai

Un comentario en ““Debemos apostar por la renovación y la sostenibilidad de las ciudades, ese es el futuro”

  • el 20 noviembre 2015 a las 20:58
    Permalink

    Empresa formada por dos autónomos en plena crisis 2012, con dos trabajadores a nuestro cargo.
    Tres años de mucha lucha, con ilusión para poder crecer, lo k más nos duele reconocer, la financiación sólo es para grandes empresas. Cuando somos micro no nos escuchan.
    Es una realidad que vivimos en nuestras espaldas.
    Gracias. Un Saludo

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *