El gas natural como ventaja competitiva y mejora medioambiental en la industria

La utilización del gas natural en la industria y el sector terciario representa una ventaja competitiva derivada del ahorro económico, además de una mejora medioambiental, ya que puede usarse en cualquier proceso de generación de calor o frío gracias a su gran versatilidad. Su eficacia y economía le hacen especialmente útil en instalaciones como equipos de cogeneración, que producen energía eléctrica (o mecánica) y calor útil para fábricas; climatizadores o generadores de frío para hoteles y cámaras industriales; hornos y otras aplicaciones industriales o calefacción de grandes locales.

Pymes-Panificadora

El gas natural es una energía económica que ofrece ciertas ventajas operacionales que lo convierten en una energía muy competitiva para usos industriales, siendo una energía de suministro continuo por lo que no requiere disponer de tanques de almacenamiento, evitando así los riesgos que conlleva el tener que adelantar el coste del combustible. Además, debido precisamente a esta característica, el gas natural proporciona la tranquilidad de ser una energía fiable, siempre disponible y poder así gestionar mejor el proceso productivo.

Por otro lado, esta energía tiene una combustión más limpia, por lo que los equipos y quemadores a gas natural son más fáciles de limpiar, requieren menos mantenimiento y se conservan mejor durante más tiempo. Asimismo, permite regularlo con gran precisión, manteniendo constante la temperatura, y tiene más poder calorífico que otros combustibles, por lo que con la justa cantidad de combustible los equipos tienen un mayor rendimiento.

Un ejemplo destacado del uso del gas natural en la industria y de sus ventajas económicas y medioambientales lo encontramos en la planta de Lactalis Puleva en Granada, que ha iniciado en las últimas semanas la utilización de gas natural en su proceso productivo, lo que supondrá una clara mejora medioambiental, ya que sus emisiones de CO2 se reducirán en siete millones de kilogramos al año.

Gas Natural Andalucía, filial distribuidora de Gas Natural Fenosa en esta comunidad, ha conectado la planta de Lactalis Puleva a la red gasista con la canalización de más de 5,5 kilómetros. La compañía gasista ha invertido cerca de 1,1 millones de euros en estas infraestructuras.

La sustitución del gasóleo por gas natural representa una mejora en la competitividad de la planta, ya que posibilita ahorros de energía y económicos. Con un consumo anual de 61 GWh, el ahorro económico se acercará al millón de euros cada año.

La fábrica de Puleva es la mayor planta de productos lácteos del Grupo Lactalis en el Sur de Europa y constituye actualmente el centro de referencia de esta empresa en Andalucía. Una de las máximas del Grupo Lactalis dentro de su compromiso con el medio ambiente es llevar a cabo una buena gestión del consumo energético derivado de los procesos de producción en sus fábricas. Sólo en 2012 –último dato disponible– las emisiones de CO2 de los nueve centros industriales del Grupo en España se redujeron en más de 1.500 toneladas.

 

Hito para la compañía

 

Gas Natural Andalucía ha alcanzado en mayo los 400.000 puntos de suministros en la Comunidad autónoma, lo que supone que casi 1,3 millones de andaluces ya tienen acceso a esta energía. La compañía distribuye gas natural en 90 municipios, entre los que se encuentran ciudades como Sevilla, Córdoba, Huelva, Málaga, Cádiz, Marbella, Jaén o Granada. Para llegar hasta aquí han sido necesarios 25 años de trabajo constante.

La filial distribuidora de Gas Natural Fenosa en Andalucía comenzó su andadura el 8 de octubre de 1987, dando suministro a cuatro municipios (Cádiz, Sevilla, Málaga y Dos Hermanas), a través de una red de distribución de 600 kilómetros. Durante los primeros 15 años la compañía construyó una red de 1.500 kilómetros, que permitió la distribución del gas natural a más de 200.000 puntos de suministro en 17 municipios diferentes.

Sin embargo, ha sido durante la última década cuando Gas Natural Andalucía ha llevado a cabo el impulso definitivo para la expansión de esta energía en la región. En los últimos diez años, la compañía ha superado los 520 millones de euros de inversión, lo que le ha permitido construir una red de distribución de más de 4.970 kilómetros y alcanzar el hito de los 400.000 puntos de suministro.

Los planes de futuro de Gas Natural Andalucía pasan por continuar su expansión, desarrollando y distribuyendo esta energía en zonas estratégicas para la compañía como los municipios asociados al gasoducto Huelva-Ayamonte, el área metropolitana de Sevilla, así como el desarrollo de redes en la zona centro de Andalucía. Además, Gas Natural Andalucía continuará su expansión en la provincia de Granada, en los municipios del poniente almeriense y en la Costa del Sol.

La compañía energética invertirá 132 millones de euros entre 2014 y 2016 para continuar con este plan de expansión y desarrollo. En este periodo, la compañía prevé construir más de 500 kilómetros de red de distribución de gas en Andalucía. Ai  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *