El golf, un líder sólido frente a la crisis

El golf es una de las actividades llamadas a liderar la salida frente a la crisis que ha dejado la pandemia, por su capacidad para generar riqueza y empleo en su entorno. En España, pero muy particularmente en Andalucía, representa uno de los eslabones más sólidos de la industria turística, con gran peso del turista internacional que elige esta tierra como destino por las magníficas instalaciones de que dispone para su práctica, unidas al resto de virtudes (clima, gastronomía, hoteles, cultura, ocio…) que complementan la atractiva oferta.


Según datos de la Real Federación Andaluza de Golf (RFGA), Andalucía cuenta con más de 100 campos de golf -de ellos casi 70 se ubican en la Costa del Sol, en la franja que comprende el litoral malagueño más el gaditano Campo de Gibraltar donde destaca Sotogrande-, que concentran más de 44.000 licencias deportivas y reciben cada año más de 630.000 turistas. La vinculación golf-turismo es innegable en Andalucía.
Anualmente, el impacto económico del golf en la costa se calcula en más de 1.400 millones de euros, y el número de puestos de trabajo generados en la región por encima de 16.000.
Andalucía es el principal destino de golf con el que trabajan los agentes y operadores externos, habiendo sido premiado en varias ocasiones en los últimos años por la Asociación Internacional de Touroperadores de Golf (IAGTO).
A tenor de los últimos datos publicados por la Junta de Andalucía, relativos a 2017, la estancia media de los turistas de golf alcanzó los 11,17 días, superando en más de dos días y medio a la que presenta el total de turistas en el destino andaluz.
Asimismo, el gasto medio diario también es muy superior al que realiza como media el total de turistas; así, se sitúa en torno a los 113 euros diarios, frente a los menos de 70 del turismo global.
De esta manera, se estima en cerca de 705 millones de euros el volumen de gasto total generado por los turistas de golf en Andalucía en dicho año, con un porcentaje muy elevado de extranjeros (siete de cada diez, destacando británicos, suecos, alemanes y daneses), concentrándose la mayor franja de edad entre los 45 y los 65 años. La fidelidad al destino es otro punto fuerte, superior al 80%, frente al 55% del total del turismo.
Por añadidura, el turismo residencial es otro de los grandes beneficiados de esta práctica, toda vez que las viviendas en propiedad representan la segunda tipología de alojamiento más importante de los usuarios, por detrás del hotelero.

Fortalezas

Son muchas las fortalezas de Andalucía como destino del turismo de golf, destacando, según un estudio realizado por la RFGA, el clima privilegiado, la seguridad y sanidad, la calidad y diversidad de los campos, la calidad de la oferta hotelera, las buenas comunicaciones de transporte y la riqueza de la oferta complementaria.
Su práctica, además, cobra un importante papel desestacionalizador, toda vez que en Andalucía se puede disfrutar del sol y jugar al golf la práctica totalidad del año, propiciando de esta manera que establecimientos hoteleros y otros servicios complementarios puedan permanecer abiertos durante lo que para el resto del turismo es temporada baja en las zonas de costa.
Además de la vertiente turística, Andalucía acoge cada vez a más profesionales de este deporte para su práctica y torneos de primer nivel.
“A pesar de estas buenas cifras, todavía hay mucho margen de mejora en este sector. No está saturado y hay posibilidad de atraer una cantidad mayor de jugadores, para lo cual debemos actuar en conjunto, administraciones, federaciones, campos de golf, etc., y sobre todo, debemos seguir mejorando el servicio que se ofrece, aumentando la calidad y formando a mejores profesionales, ayudando a que el resto del sector turístico entienda la importancia de este segmento para el beneficio común y la mayor fortaleza de nuestro destino”, se asegura desde la RFGA.

Protocolos Covid-19

Como respuesta a la crisis sanitaria, el conjunto del golf español -la Real Federación Española de Golf (RFEG) y las Federaciones Autonómicas, la Asociación Española de Campos de Golf (AECG), la Asociación Española de Greenkeepers (AEdG), la Asociación Española de Gerentes de Golf (AEGG) y la Asociación de Profesionales de Golf (PGA)- elaboraron un protocolo minucioso para la práctica segura del golf recreacional en la reapertura de las instalaciones tras el obligado periodo de inactividad.
Las propias peculiaridades de este deporte hacen que su práctica pueda ser segura, al desarrollarse al aire libre, no requerir contacto físico, facilitar el mantenimiento de la distincia social y poderse reservar y pagar online en cualquier instalación. Además, en el protocolo se han establecido una serie de directrices para antes, durante y después del juego, destinadas a los jugadores, y otra batería de medidas muy claras para los campos y su mantenimiento.

Demandas

En el mismo documento, las instituciones firmantes incorporan una serie de medidas excepcionales que les han reclamado al Gobierno de España, tales como la consideración de los campos de golf como infraestructura turística, la aplicación del IVA reducido (del 21% al 10%), la revisión de las valoraciones catastrales de los campos de golf u otras de apoyo económico que ayudarían a que la recuperación de esta industria y su contribución a la economía fuese más rápida y efectiva. Demandas sustentadas en los 1,4 millones de turistas que eligen España para jugar al golf, los 2.500 millones de euros de ingresos o los más de 30.000 empleos directos e indirectos que genera a nivel nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *