El sector cementero andaluz evitó las emisiones de 272.731 toneladas de co2, equivalentes a las emisiones anuales de 233.000 vehículos

El consumo de cemento en Andalucía entre 2017 y 2019 creció alrededor de un 20%, al pasar de 2,4 millones de toneladas hasta los 2,85 millones de toneladas, tal y como recoge la Memoria de Sostenibilidad del Sector Cementero en Andalucía, elaborada por la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (FLACEMA). La crisis del COVID-19 se ha encargado de revertir esta tendencia alcista, situando la caída en octubre de 2020 en el -6,2%.

Este documento, que se elabora y edita cada dos años y que ha sido presentado en un acto en el que ha participado el consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, recoge los datos de los cinco grupos empresariales que forman parte de FLACEMA (Cementos COSMOS -Grupo Votorantim-, FYM/HeidelbergCement Group, Cementos Portland Valderrivas, CEMEX España y LafargeHolcim), que entre 2017 y 2019 invirtieron en Andalucía casi 28 millones de euros, de los que el 24,8 % se destinaron a cuestiones medioambientales. Estuvo también presente en el acto el secretario general de Industria, Cristóbal Sánchez.

El presidente de FLACEMA, Isidoro Miranda, ha puesto de manifiesto durante el acto la difícil situación por la que pasa el sector en estos momentos: “El incremento de los costes eléctricos, que en España son los más altos de Europa; la ausencia casi total de obra pública, el nuevo escenario de comercio de derechos de CO2 y las bajas tasas de valorización energética en las fábricas andaluzas, están mermando nuestra competitividad para poder exportar”. En este escenario tan complicado en el que sigue sumido el sector, el tránsito hacia la economía circular, la descarbonización, el reciclado y la valorización de residuos, contribuyen positivamente a paliar la situación.

Por su parte, el consejero de Transformación Económica, Rogelio Velasco, ha destacado la contribución de la industria cementera a la economía circular “a pesar de la difícil coyuntura” y ha manifestado que la gestión responsable del sector “es positiva, es un valor al alza”. “Tenemos que tener en cuenta que actualmente supera el 30% de energía térmica a partir de material recuperado en lugar del uso de combustibles fósiles”, ha subrayado. Asimismo, se ha referido a la necesidad de impulsar acciones que dinamicen la inversión y la actividad empresarial, “principal objetivo del Plan de Infraestructuras puesto en marcha por la Junta de Andalucía que va a movilizar 3.500 millones de euros en infraestructuras y que además va a contribuir tanto al impulso de la actividad económica como a la mejora del tejido productivo de la comunidad autónoma, todo ello a través de la colaboración entre el sector publico y privado”.

Por otra parte, los vicepresidentes de FLACEMA, Manuel Jiménez y José Miguel Sánchez, en representación de UGT FICA-A y CCOO Construcción y Servicios respectivamente, dejaron constancia de su preocupación por la situación actual del sector. Ambos representantes manifestaron la importancia de seguir avanzado en la valorización energética de residuos, que además de mejorar el comportamiento medioambiental del sector, contribuye a garantizar el mantenimiento del empleo. Por otro lado, se instó a la Junta de Andalucía a trabajar en un pacto en materia de vivienda e infraestructura para reactivar la economía.

El director general de FLACEMA, Manuel Parejo, fue el encargado de presentar la VIII Memoria de Sostenibilidad de la Industria Cementera Andaluza (2018-19), que es el reflejo de la contribución social y medioambiental de la industria cementera andaluza y de la importancia que este sector otorga a la descarbonización, a la economía circular y a las relaciones con sus grupos de interés.

Parejo destacó como el sector, durante los tres últimos ejercicios, utilizó 549.000 t. de combustibles alternativos, cuyo contenido en biomasa permitió ahorrar 272.731 t. de CO2. Estas emisiones equivalen a las emisiones anuales de 233.000 coches.

El director general de FLACEMA explicó como en 2019 Andalucía alcanzó un nivel de sustitución térmica en sus hornos del 31%, situándose por primera vez por encima de la media española, pero aún por debajo y de la media europea que se sitúa en torno al 46 %. “Estos niveles de valorización han posibilitado evitar el vertido de más de 1,6 millones de t. de residuos en vertederos, así como un importante ahorro de combustibles de origen fósil.

En la Memoria de Sostenibilidad presentada se da cuenta del compromiso del sector con la seguridad laboral en sus instalaciones, persiguiendo el objetivo de “Cero Accidentes”, así como con la formación continua de sus trabajadores. De hecho, tal y como se desprende de la memoria, los índices de frecuencia y gravedad del sector se encuentran muy por debajo de los obtenidos por el sector de la construcción, el resto de las industrias y los índices medios observados en España y Andalucía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad