Infraestructuras, desarrollo y Ley de Presupuestos

El pasado 30 de Septiembre, el Gobierno presentó en el Congreso de los Diputados, para su trámite parlamentario, el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el 2014.

Federico Muela Velasco. Presidente de FADECO
Federico Muela Velasco. Presidente de FADECO

La reacción del Sector de la Construcción antes estas cuentas no puede ser más que de preocupación y desaliento. Sabido es que probablemente sea el Sector que más rigurosamente, los números cantan, viene soportando la crisis, como se deduce de su menor contribución al PIB, del incremento de los desempleados, de la desaparición de empresas, pero sobre todo, en la drástica bajada de las inversiones públicas que, año tras año, aumenta.

En este Proyecto de Ley el hachazo a la obra pública es de 1.000 millones de euros menos que en 2013 y como bien ha dicho SEOPAN, “las Infraestructuras no tienen absolutamente nada que ver con la crisis” y, sin embargo, “la inversión pública ha soportado un 55% de los recortes para reducir el déficit”.

En materia de Infraestructuras no hay, ni ha habido, excesos, y debe resaltarse el dato de que España ocupa el último lugar en la inversión en las mismas, dentro de los países de la Unión Europea, precedido por Polonia, que invierte el doble que España.

Nos cansa, por tan repetitivo, exponer el argumentario en defensa de la inversión en Infraestructuras: el Gobierno parece olvidar que las mismas constituyen un elemento integrador del territorio, que el incremento de capital público en Infraestructuras aumenta la productividad y renta, y reduce costes, que forman parte del stock de capital total de la economía de la zona en que se asientan y aseguran unas prestaciones que, por su alto coste, son insustituibles, pues el mercado no puede suministrarlas normalmente.

En resumen, no cabe salida de la crisis sin mayor inversión en Infraestructuras, que constituyen un elemento necesario del desarrollo, por lo que unos presupuestos duros con la obra civil impedirán cualquier mejoría en el empleo en 2014. Puestos a recortar, recortemos en gastos improductivos, antes que en estos capítulos que suponen un retorno fiscal a corto plazo del 62%.

La Construcción es el sector que más rápidamente crea empleo cuando en él se invierte y la destrucción del mismo ha sido abrumadora en el último quinquenio: en Andalucía, de 550.000 trabajadores directos en 2007, no alcanzamos ahora los 150.000, y a nivel nacional, de casi 2.000.000 de trabajadores, también en 2007, contabilizamos a final de marzo actual 650.000.

La Construcción, a nivel estatal, representó solamente el 8,34% del PIB, frente al 12,7% en 2010  o el 17,9% en 2006. Y desde el año 2008 la licitación pública ha caído una media del 42%, que se incrementó en Andalucía hasta el 48%, pasándose de los 6.946 millones de euros en 2008 a 890 millones en 2012.

Abogamos por un pacto concertado de inversión en obra pública donde se apueste por la conservación de las carreteras, por la potenciación del transporte ferroviario de mercancías, pero también por infraestructuras de agua, energía y servicios sociales.

No va por ahí el Proyecto de Presupuestos del Estado para 2014 y, aunque aún desconocemos el de la Junta de Andalucía para el próximo año, mucho tememos que irá por el mismo camino.

Nosotros, el sector, seguirá defendiendo lo que es un axioma: sin Construcción no hay desarrollo, sin Construcción no se sale de la crisis. Ai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *