“La tendencia entiendo que pasará por la concentración, como en las entidades de crédito”

José María Basañez Agarrado

Presidente de TECNITASA

 

La vida profesional de José María Basañez (1968) ha estado vinculada al Grupo TECNITASA prácticamente desde sus inicios. En 1994 se incorpora como delegado en Cádiz, y desde entonces ha sido consejero, secretario del consejo y consejero delegado. Actualmente es miembro del Consejo de Administración y socio, además de presidente de TECNITASA, Técnicos en Tasación, S.A.; presidente de SERVATAS, Servicios Vascos de Tasaciones, S.A.; y de TECNITASA Empresas. Anteriormente fue presidente de TASAMED, Mediterránea de Tasaciones, S.A. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Sevilla, y en Derecho por la de Cádiz, cuenta con un Máster de dos años en Dirección Internacional de Empresas por la ESIAE (Francia). Asimismo, posee las especializaciones en Economía de la CE y Derecho Comunitario por la ULB (Bélgica), en Comercio Exterior por el ICEX, y en Economía de los países de Europa del Este por la Universidad de Cracovia; además del título de Auditor de Cuentas (inscrito en el ROAC).

Presidente de TECNITASA
José María Basañez

 

¿Podría resumir, brevemente, la situación en la que a día de hoy se encuentra la actividad de la tasación inmobiliaria en España, así como su evolución en los últimos años?

Nuestro sector es el de las tasadoras reguladas por el Banco de España. Son las que realizan la valoración de inmuebles tanto para garantía hipotecaria de las entidades financieras, como para reservas técnicas de las aseguradoras, así como los de las sociedades de inversión colectiva inmobiliaria y de los fondos de pensiones. También son las tasadoras reguladas las que han de valorar los inmuebles propiedad de las entidades de crédito y de las sociedades cotizadas en bolsa.

Hace unos días que en el Boletín Económico del propio Banco de España se publicó el Informe anual de actividad y resultados de las sociedades tasadoras reguladas, del que se puede obtener mucha información al respecto.

Dado que nuestra actividad está determinada fundamentalmente por el comportamiento del mercado inmobiliario y de la financiación con garantía hipotecaria, en 2011 y con respecto al ejercicio anterior, el número de tasaciones realizadas descendió un 21%, con un retroceso en el importe de las valoraciones del 15%.

Y no perdamos de vista que llevábamos ya varios ejercicios consecutivos de descensos en la actividad global del sector. Según el Informe antes mencionado, donde se detalla la evolución de la actividad de la tasación inmobiliaria en España en los últimos diez años, referida a las tasadoras reguladas por el Banco de España, desde que en torno a 2006 se alcanzaran las cifras más elevadas tanto en el número como en el importe de las tasaciones, la caída ha sido paulatina año tras año. Así, si en 2006 se realizaron 1.802.000 valoraciones, por un importe global superior a los 860 millones de euros, en 2011 se realizaron 774.000, por un importe de 385 millones de euros.

La conclusión no puede ser otra que efectivamente corren malos tiempos. Difíciles para todos. Y singularmente para el sector de la tasación, cuya actividad se sitúa necesariamente entre las de otros dos sectores particularmente perjudicados en el contexto actual: el inmobiliario y el financiero.

 

¿Cuáles son las perspectivas a corto y medio plazo en su sector?

La tendencia a corto y medio plazo entiendo que pasará por la concentración, esto es, reduciéndose el número de tasadoras reguladas por el Banco de España, replicando así el escenario de concentración que se está produciendo en el sector de las entidades de crédito, que son sus principales clientes directos, y a su vez sus principales generadores de negocio.

En un sector regulado, y muy vinculado a la actividad de las entidades financieras y del sector inmobiliario, considero que resulta fundamental el buen diseño de estrategias de crecimiento y diversificación, para poder garantizar la continuidad y el correcto funcionamiento, tanto de las entidades que desarrollamos nuestra actividad dentro del mismo, como del propio sector de la tasación.

No quisiera dejar pasar la ocasión de poder indicar que considero que la creación y el funcionamiento de la Sociedad de Gestión de Activos, más conocida como “banco malo”, ofrece importantes oportunidades en nuestro sector, derivadas de todos los procesos de valoración de inmuebles que necesariamente habrán de ser realizados, en las diversas fases de su funcionamiento: entrada de nuevos activos al mismo, determinación periódica de su patrimonio, evolución de valores en inmuebles concretos, venta final de los mismos, etc. En España contamos con las sociedades de tasación reguladas y supervisadas por el propio Banco de España, que son las idóneas para realizar estos trabajos, y esto creo que supone un factor diferencial muy importante, pues no existen entidades análogas en la mayoría de los países de nuestro entorno.

 

Ante la severa caída de la venta de viviendas, se entiende que debe haber cambiado mucho el perfil de las tasaciones (más relacionadas con activos adjudicados, activos vinculados al saneamiento de los bancos, daciones en pago, renegociación de créditos…). ¿Podría explicar un poco esta cuestión? ¿Cómo se ha adaptado TECNITASA a esta nueva situación?

Efectivamente este tipo de trabajos, que por cierto siempre había existido, ha aumentado en importancia en los últimos años, debido también al gran descenso en la venta y financiación de inmuebles, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la entrada en la actual situación de crisis financiera internacional.

Siendo totalmente correcto lo que indica sobre la incidencia de más encargos de tasaciones con las finalidades que señala, también destacaría que actualmente el número de tasaciones de promociones en proyecto, en construcción, y certificaciones parciales y finales de obras, ha caído drásticamente en los últimos años. En los tiempos de gran actividad inmobiliaria y constructora, este tipo de tasaciones era muy numeroso, y suponía un gran porcentaje de nuestro volumen de trabajo. Ahora, cuando el número de visados para construir viviendas ha caído a un nivel mínimo, las tasaciones de promociones en proyecto y construcción, y las correspondientes tasaciones para el seguimiento de las obras, han descendido en la misma línea. Ya se han finalizado la gran mayoría de las promociones que se iniciaron en los años de mucha actividad, y las  que no se han finalizado, es muy previsible que se queden paradas. Esto es muy lógico: si no vemos grúas funcionando en las obras, no hay tampoco tasaciones relacionadas con esta actividad.

En este sentido, TECNITASA está tendiendo a la especialización, lo cual se materializa en determinados trabajos para entidades financieras, caracterizados por la emisión de informes de valoración de importantes volúmenes de activos singulares, en plazos muy reducidos, lo que pone de manifiesto la capacidad de adaptación de nuestra compañía a los requerimientos cambiantes de los nuevos trabajos que demandan nuestros clientes.

Contamos además con una amplia y diversificada cartera de clientes a nivel de instituciones y organismos públicos, y hemos sido tradicionalmente líderes en la valoración de Fondos de Inversión Inmobiliaria y de Sociedades Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario.

A su vez, TECNITASA mantiene la mayor red de delegaciones territoriales del sector de las tasadoras en España, gracias a sus 50 oficinas, lo que permite una integración global a la vez que un profundo conocimiento de los mercados locales.

Refiriéndonos particularmente a Andalucía, contamos con ocho delegaciones, ubicadas en las principales ciudades de nuestra comunidad.

 

Centrándonos en la tasadora que usted representa, ¿cuál es su situación actual y cuál ha sido su evolución en los últimos años?

TECNITASA, Técnicos en Tasación, S.A., ha apostado, además de por el crecimiento orgánico, por el crecimiento mediante la integración de otras compañías de tasación al Grupo, como ha sido la incorporación de SERVATAS, Servicios Vascos de Tasaciones, S.A., que fue adquirida al 100% en diciembre de 2011, comprándose a las cajas de ahorros vascas (Kutxa, BBK y Vital, fusionadas a comienzos de 2012 en Kutxabank, con gran presencia también en Andalucía, al tener integrada a CajaSur). SERVATAS ha sido desde siempre la tasadora líder en el País Vasco, y se caracteriza por su alto nivel técnico y por su prestigio. Se adquirió con recursos propios, sin añadir endeudamiento. Destacaría en esta operación el mantenimiento de empresas, de sedes, de marcas y, sobre todo, de plantillas.

Continuamos analizando otras opciones de integración de compañías de tasación, tanto propiedad de entidades financieras, como de capital no vinculado, procurando ser capaces de aprovechar todas las posibles sinergias, para consolidar así al Grupo TECNITASA como uno de los principales del sector de la tasación en España.

También se están estudiando posibles adquisiciones de empresas de tasación en mercados extranjeros maduros y con un alto grado de actividad, como son algunos países americanos. Todo ello enmarcado en la estrategia de internacionalización, que pasa a su vez por la estrecha colaboración con entidades tasadoras líderes en otros países.

Con todo lo expuesto, seguimos escalando posiciones en el ranking y tratando de mantenernos como un referente en nuestro sector.

 

¿Qué otros servicios ofrece TECNITASA?

En nuestra empresa ha aumentado significativamente la importancia de las nuevas líneas de negocio, como son: gestión de activos, realización de inventarios, informes de viabilidad, valoración de empresas, monitorización de promociones, desarrollo de suelos y consultoría inmobiliaria.

Contamos además con una eficiente herramienta informática, de desarrollo propio, que permite procesos de valoración masiva de inmuebles, mediante técnicas estadísticas, basándose en nuestra amplia base de datos, que a su vez es consecuencia de los casi 27 años de experiencia con los que contamos.

 

En el panorama inmobiliario actual, el carácter independiente de TECNITASA respecto de grupos financieros, ¿les beneficia o les perjudica?

Considero que la cualidad de independiente, sobre todo en una empresa de servicios, siempre beneficia. Y entiendo que la independencia en nuestro sector ha de analizarse desde dos diferentes enfoques. No solo desde el punto de vista legal o societario, de una estructura de capital  independiente de entidades financieras. Sino también desde la óptica de una carga de trabajo derivada de una cartera de clientes lo más amplia posible.

TECNITASA continúa presentando una de las carteras de clientes más diversificadas dentro del sector, lo cual, junto a su estructura de capital español y totalmente privado, ahora y desde sus orígenes, contribuye a garantizar dicha independencia, desde los dos enfoques anteriormente explicados.

Estos factores diferenciadores sin duda favorecen la imagen de nuestro Grupo, asegurando la independencia tanto en la gestión, como en el desarrollo de nuestra actividad, siempre supervisada por el Banco de España. Lo que a su vez retroalimenta la situación, ya que nos beneficia en cuanto a que cada vez más entidades, empresas, organismos y clientes particulares depositan su confianza en TECNITASA. Ai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *