De 2016 me quedo… contigo

Inmersos en la vorágine del año que comienza, embriagados de buenas expectativas y mejores deseos, es momento de hacer balance del año que termina y de hacer justicia con lo que de bueno ha tenido, que por fortuna no ha sido poco y merece la pena dejarlo por escrito.
De 2016 me quedo con un país, mi país, que ha sabido salir adelante en el desgobierno y multiplicarse desde la división. Algo estaremos haciendo bien si estamos creciendo, aunque se note poco. Me quedo con una industria promotora que ha sacado fuerzas de flaqueza para que las grúas, motores de creación de riqueza y empleo, salpiquen con lógica y necesaria moderación el horizonte. Me quedo con unos fondos, nacionales y sobre todo internacionales, que un año más han apostado por España como destino de sus inversiones… y esperemos que sigan haciéndolo. Me quedo con unas Socimis que han venido a dinamizar y modernizar el mercado inmobiliario desde la profesionalización y el buen hacer, favoreciendo la convergencia hacia los mejores modelos europeos.
Me quedo con unos empresarios, profesionales y directivos que pelean cada día por hacerlo mejor que el anterior, para bien propio y de otros muchos y admiración de todos. Gracias por vuestra valentía y por mirar siempre hacia adelante.
Me quedo con los mileuristas que sostienen las raíces de esta tierra y con los millones de desempleados que se levantan cada mañana con el empeño en dejar de serlo. Con aquellos responsables de lo público (aunque no sean demasiados) que saben que tienen que luchar por garantizar nuestro bienestar y no sólo el suyo.
Con la solidaridad de mi gente, ricos y pobres a lo largo y ancho del territorio, que cuando de arrimar el hombro se trata no hay quien les gane. Me quedo con nuestros estudiantes, que se preparan para levantar en el futuro nuestro país, sin saber si al final tendrán que levantar el de otro.
Con los millones de turistas que nos visitan cada año, porque saben que aquí se van a encontrar de lo bueno, lo mejor. Con la creatividad de nuestros artistas y el modelo que representan nuestros deportistas, que un año más han triunfado dentro y fuera de las fronteras nacionales para henchir merecidamente nuestro orgullo.
De seguir así, la lista sería interminable. Por eso, para poner un punto final en algún momento, permítanme que de una forma muy especial me quede… con vosotros, contigo, lector que ahora mismo tienes esta revista en tus manos y que haces posible que todo el equipo de esta publicación tenga un motivo para renovar cada día sus ilusiones. Porque sin ti al otro lado, lector, hoy yo no habría escrito estas líneas. Ai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *