Análisis de coyuntura del sector y afines

La economía andaluza podría comenzar a crecer en 2014. Así lo afirma el informe sobre Situación en Andalucía correspondiente al primer semestre de 2013, publicado por BBVA Research. Augura que la economía andaluza tocará fondo al término del presente año, tras un 2011 de estancamiento y un 2012 en el que el PIB de la comunidad se contrajo un 1,7%, en el que la actividad fue de más a menos y en el que la demanda interna se retrajo cada vez más, al tiempo que la contribución de la demanda externa fue incapaz de soportar el resto de caídas. El consumo mostró la mayor contracción a finales de año, afectado en gran medida por el aumento del IVA, la eliminación temporal de la paga de Navidad entre los empleados públicos y el deterioro del mercado laboral. Superados los efectos fiscales, se espera que en 2014 el consumo retorne a una senda menos negativa.

En los sectores inmobiliario y construcción, pocos indicios hacen presagiar una mejora de la situación, sobre todo en el segundo. En cuanto a este, la vertiginosa caída de las inversiones en obra pública, extensamente analizada en los últimos números de esta revista, está llevando a los empresarios a una situación la mayoría de las veces insostenible. Mientras, el mercado inmobiliario continúa en 2013 en mínimos históricos. La compraventa de viviendas parece que seguirá condicionada por la elevada tasa de paro andaluz y la escasa circulación del crédito bancario. Sin embargo, algunos datos hacen albergar esperanzas: las ventas de no residentes acumulan ya tres años de crecimiento, al tiempo que, según fuentes del Ministerio de Fomento y Vivienda, entre julio de 2012 y junio de 2013 se vendieron 345.471 viviendas, un 2,3% más que en los doce meses anteriores (julio 2011-junio 2012).

 

      

La economía mundial ha experimentado en los primeros seis meses de 2013 una desaceleración generalizada de su ritmo de crecimiento, incluidas las economías  más avanzadas como Japón y Estados Unidos. También las naciones emergentes muestran cierta moderación. En la Unión Europea, durante el primer trimestre de 2013 más de la mitad de los países presentaron tasas negativas, incluidos Francia (-0,4%), España (-2%), Italia (-2,3%) e incluso Alemania (-0,3%), cuyo PIB no registraba una caída real desde finales de 2009. Sin embargo, estimaciones publicadas recientemente por el Fondo Monetario Internacional auguran que la economía mundial registrará un crecimiento de la actividad económica del 2,9% en el conjunto de 2013, una cifra positiva aunque inferior en 0,3 puntos porcentuales a la del ejercicio precedente.

Según analiza el Informe de Coyuntura Económica de Andalucía con fecha del pasado mes de julio, elaborado por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, este perfil recesivo de la actividad actual en las economías española y europea condicionan el comportamiento de la economía andaluza, por el importante peso de las exportaciones  e importaciones de mercancías respecto a su PIB, del 76,4% frente al 45% en España y el 27% en la UE. Condiciona especialmente el comportamiento de la economía española, dado que el 55% de las exportaciones andaluzas van destinadas al territorio nacional, al tiempo que el 60% del turismo que recibe también procede de las demás comunidades autónomas.

Así las cosas, la economía andaluza registró en los tres primeros meses de 2013 un descenso real del PIB del 0,4% intertrimestral, en un entorno de mayor caída a nivel nacional (-0,5%). En términos interanuales, el descenso del PIB andaluz se cifraba en el 2,6%. Sin embargo, tanto en España como en Andalucía se ha moderado significativamente el ritmo de contracción de la actividad en el segundo trimestre de 2013, reduciéndose el PIB en un 0,1% en términos intertrimestrales, mientras en tasas interanuales el retroceso se ha situado en el 1,7%, según datos aportados por Analistas Económicos de Andalucía en su informe Previsiones Económicas de Andalucía de Otoño de 2013. Respecto a la demanda, cae especialmente la regional, mientras el saldo exterior aumenta su contribución positiva, merced al esfuerzo de internacionalización de la economía de Andalucía.

En términos de creación de empresas, entre enero y mayo de 2013 se crearon 5.458 sociedades mercantiles netas (las creadas menos las disueltas) en la comunidad, un 10,5% más que en los mismos  meses de 2012. Y todo ello a pesar de un aspecto que sigue lastrando tanto el mantenimiento como la creación de pymes tanto en España como en Andalucía: las dificultades para acceder a la financiación externa.

 

Se modera el ajuste en la construcción

 

Por sectores, en el primer trimestre del año se intensificó la caída del industrial, con un descenso del 9,7% interanual, el mayor desde mediados de 2009. Mientras, el sector de la construcción ha visto moderada su trayectoria de ajuste en el mismo periodo, con una reducción real del VAB (Valor Añadido Bruto) del 6,3% interanual, dos puntos por debajo del trimestre anterior e igual a la media nacional. Sin embargo, los datos arrojados en el segundo trimestre en términos interanuales mejoraron sensiblemente, con una tasa de -6,0% en la  industria y de -5,8% en la construcción.

Por actividades, en edificación residencial se ha experimentado entre enero y marzo la cifra más baja de viviendas terminadas en un trimestre desde que se tienen datos (2.516 unidades), si bien han aumentado las cifras de demanda, según las transacciones formalizadas. En obra pública, las licitaciones y adjudicaciones de obras siguen con descensos insostenibles.

En cuanto al mercado de trabajo, la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejaba una leve mejoría de la situación en la región en el segundo trimestre del año: un incremento en términos netos de un 2,4% del número de personas ocupadas en dicho trimestre del año respecto al primero, creándose la mayor parte de los puestos de trabajo en el sector servicios, mientras el número de parados se redujo en un 2,3% (33.300 personas menos que en el trimestre anterior). No obstante lo anterior, la tasa de paro andaluz seguía siendo muy elevada, situándose en el 35,8%, un punto porcentual inferior al primer trimestre.

Pero es que la última encuesta de la EPA, correspondiente al tercer trimestre del año, vuelve a llenar de sombras a la comunidad andaluza:  el paro volvía a subir un 0,5%, registrándose 1.447.300 personas desempleadas (6.900 más que en el trimestre precedente), mientras en el conjunto de España bajaba ligeramente. Por provincias, la tasa de paro descendió en Cádiz, Málaga y Jaén, y subió en el resto.

En términos de previsiones, Analistas Económicos de Andalucía habla de un nuevo descenso de la actividad en todos los sectores productivos, especialmente en la construcción, en el conjunto de 2013, si bien prevé la reanudación de la senda de crecimiento de la economía andaluza para 2014, con cifras positivas en todos los sectores salvo nuevamente en la construcción, aunque también en esta actividad se moderará la caída. Ai

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *