Creditoh! elabora una guía para solicitar una hipoteca con las mejores condiciones

El mercado hipotecario sigue en aumento, como demuestran los datos que mes a mes presenta el Instituto Nacional de Estadística. Son muchos los españoles que han decidido en los últimos meses adquirir una vivienda y, para ello, recurren a las hipotecas. Sin embargo, la contratación de un préstamo hipotecario es un proceso que genera muchas dudas. Por ello, Creditoh!, la fintech especializada en intermediación hipotecaria, ha elaborado una completa guía con los aspectos en los que hay que fijarse para saber si la hipoteca ofrece las mejores condiciones.

Elementos a tener en cuenta antes de solicitar la hipoteca

  • Límite de financiación hipotecaria: en mi primer lugar, debemos conocer cuál es el porcentaje de ingresos estables que podemos dedicar al pago de una deuda. El Banco de España recomienda que no supere el 30%-35%.
  • La capacidad de ahorro: los bancos suelen conceder como máximo el 80% del valor de tasación o de compra venta del inmueble en el que estás interesado. Esto quiere decir que, para poder materializar la compra, es recomendable poseer en fondos propios el 20% restante, es decir, debes de tener ahorro. Sin embargo, existe la posibilidad, según el perfil de cliente y ciertos parámetros de riesgo, que se puedan conseguir financiaciones superiores.
  • Gastos asociados: existen otra serie de gastos que tendrás que abonar cuando formalices la operación. La tasación que es obligatoria, los gastos de notario, de registro, impuestos adicionales, etc. Así como los gastos de mantenimiento de la vivienda.
  • Otras deudas: en el caso de que estemos pagando otro tipo de créditos, habrá que tenerlos en cuenta a la hora de calcular nuestro nivel de endeudamiento.

Aspectos a considerar una vez se solicita la hipoteca

  • Los tipos de interés: se refiere al precio que cobrará el banco por prestar el dinero. Pueden ser fijos o variables. Si no se dispone de muchos ahorros y se prefiere pagar cuotas reducidas, es conveniente contratar una hipoteca a tipo variable, es decir, aquellas en las que el importe de las cuotas cambia según lo haga el índice de referencia. Pero las hipotecas a tipo fijo también tienen sus ventajas. Desde hace meses el euríbor está en valores negativos, así que los bancos cada vez ofrecen más este tipo de hipotecas con condiciones muy atractivas: plazos de amortización más cortos y cuotas estables.
  • Los productos vinculados: algunos pueden interesar para reducir el tipo de interés; pero, en otras ocasiones, puede que compense renunciar a ese producto y aceptar la cuota que el banco ofrece sin él.
  • Porcentaje máximo de financiación: lo más habitual es que el banco no ofrezca más del 80% sobre el valor de tasación de la vivienda, pero cada vez hay más entidades bancarias con las que se pueden negociar el 90% e incluso el 100%.

Además, se debe prestar atención a estos otros aspectos:

  • Si tiene o no comisiones de apertura, de estudio o de desistimiento. No lleva incluidos seguros adicionales, planes de pensiones obligatorios o cualquier otro producto financiero que no interese.
  • No incluye cláusulas que empeoren la operación financiera, como las cláusulas de suelo, que limitan el tipo de interés mínimo que aplicará el banco.
  • Tiene pocas garantías adicionales. Puede ser preferible una hipoteca con un tipo de interés mayor a una más barata que nos obligue a aportar avalistas o a hipotecar otro bien inmueble.
  • Presenta unos tipos de interés competitivos. Para saberlo hay que analizar la operación en su conjunto, a ser posible con asesoramiento profesional, y leer con mucha atención la oferta vinculante y el borrador de la escritura unos días antes de la firma ante notario.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad