“El comprador internacional tiene identificado nuestro país como seguro, y con un nivel de vida muy accesible”

Juan Antonio Gómez-Pintado

Presidente de APCEspaña, ASPRIMA y Vía Ágora

Juan Antonio Gómez-Pintado preside desde 2015 APCEspaña, la organización estatal que representa los intereses de los promotores y constructores, así como la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid, ASPRIMA, desde 2014.

Como empresario, su primera etapa profesional la desarrolló en la firma de promoción inmobiliaria y construcción Agofer, donde alcanzó el cargo de presidente del Consejo de Administración. Actualmente preside Vía Ágora, holding que fue propietario de Vía Célere hasta que en 2017 la vendió al fondo estadounidense Värde Partners. Realizó dos fusiones, la primera con la compañía dos puntos, y la segunda con Inmobiliaria Aelca, dando origen a la promotora de residencial más grande de España. En abril de 2021, Vía Ágora anunciaba la apertura de delegación territorial en Andalucía.

En 2016 fue nombrado Profesor Honorífico de la Universidad Politécnica de Madrid por la Escuela Técnica Superior de Edificación (ETSEM), y también ese mismo año recibió el título de FRICS de la organización RICS, por su contribución a la recuperación del prestigio del sector inmobiliario.

En esta entrevista aborda tanto cuestiones globales que afectan al sector, desde su experiencia al frente de las patronales sectoriales, como otras desde su visión como empresario en Vía Ágora. Asegura que casos como los de Málaga, Sevilla o Córdoba confirman que “Andalucía está en el foco estratégico de cualquier empresa que tenga presencia nacional”, y que todas las provincias, “cada una con sus peculiaridades, tienen el atractivo para invertir en ellas”.

 

¿Nos puede hacer una breve radiografía del sector inmobiliario en España teniendo en cuenta las incertidumbres que se ciernen sobre la economía a nivel mundial?

Después del verano de 2021 el sector volvió con una pujanza increíble donde todos los parámetros aumentaban (nuevos visados, incremento de hipotecas y ventas), además en un clima donde invertir en activos reales se identificaba por parte de la sociedad como una apuesta segura a la inversión financiera. Estábamos acostumbrándonos a la crisis sanitaria del Covid y cuando parecía que estaba tocando a su fin aparece la guerra de Ucrania, con su drama social y la crisis generada de subida de precios de la energía y escasez de algunas materias primas. Estamos en estos momentos en una situación de stand by para ver cómo evolucionan la guerra y todos sus derivados.

Fondos Next Generation, ¿qué significan estos recursos para el sector?

Los recursos que llegarán desde Europa en el contexto de Next Generation, no solo inciden en el sector, creo sinceramente que son una cuestión de país, en el sentido que impulsan un cambio de modelo productivo en el que por cierto está inmersa toda Europa. Debemos hacer los máximos esfuerzos para que estos fondos se consuman y generen no solo el cambio de modelo, también una cantidad de empleo enorme y la mejora del parque edificado, haciéndolo más eficiente energéticamente.

Build to rent, activos alternativos… ¿Está apostando fuerte España por nuevos modelos y productos?

En el caso del build to rent, estamos todavía en los inicios y aunque estamos ante una figura creciente y con mucho interés para grandes compañías gestoras, creo que queda mucho por desarrollar. En el caso de nuevos modelos como el coliving o el cohousing, tenemos mucho que cambiar a nivel de ordenanzas y urbanismo para que el producto como tal tenga éxito; en ese sentido, son las administraciones quienes tienen que darse cuenta de los cambios sociales y regular en función de aquello que la sociedad demanda.

¿Qué opinión le merece la Nueva Ley de Vivienda?

Parto de una premisa: que ha sido una ley nada consensuada con el sector. Dicho esto, creo que la negociación ha tenido dos fases muy diferenciadas, una fue la línea llevada a cabo por el anterior ministro Ábalos, y otra el acuerdo que deprisa y corriendo ha cerrado el gobierno con su socio Unidas Podemos para cerrar los presupuestos generales.

La ley, según mi opinión, en caso de ponerse en marcha conseguirá los resultados contrarios al objetivo que se pretende; es decir, habrá menos oferta y por tanto los precios subirán. Aunque está muy manida la comparativa, basta observar lo que ha ocurrido en Cataluña con la aprobación más o menos en los mismos términos de la ley catalana (caída de la oferta de producto y subida de precios).

La conclusión es que es una ley que no gusta en líneas generales en el sector.

El sector de promoción residencial está muy preocupado por el alza de los costes de materiales de construcción. ¿Cuánto tiempo cree que durará esta situación para algunos materiales que ya habían subido de precios antes de la guerra? ¿La subida de costes es estructural? ¿Qué impacto tendrá en las decisiones de iniciar nuevas promociones residenciales en el sector?

Los materiales de construcción en su mayoría están muy ligados al coste de la energía y, por tanto, la tendencia será a bajar cuando el precio de la energía lo haga, todos los indicadores de opciones de futuro dan un valor de 56 o 58 euros el megavatio para principios del año que viene, veremos el efecto que produce.

Por otro lado, no creo que la subida sea estructural, de facto, la carestía que se produjo durante la pandemia se estaba equilibrando hasta la llegada de la guerra de Ucrania, que ha vuelto a generar tensiones en los precios. Sobre el impacto que tendrá en los inicios de nuevas promociones, habrá que diferenciar entre distintos mercados, puede haber alguna promoción que no se inicie debido a los precios, pero no creo que vaya a ser una situación generalizada.

La escasez de mano de obra especializada en la construcción es otro de los grandes problemas que tienen en este momento. ¿Puede llegar, al menos parte de la solución, de la mano de la construcción industrializada?

No me cabe la menor duda de que esto será así, llevamos mucho tiempo hablando de esta problemática, pero creo que una de las soluciones de cara a ser más atractivos a los jóvenes será, sin duda alguna, dar la posibilidad de trabajar en una industria y en un entorno más reglado y seguro como es una fábrica.

Pero la capacidad de producción para este tipo de construcción actualmente es muy pequeña en España…

Es cierto, pero vamos viendo como poco a poco empiezan a aparecer industrias que están poniendo en marcha este tipo de edificación con todo tipo de materiales, madera, hormigón o incluso metálica, es solo una cuestión de tiempo el que se vaya adaptando la industria a la nueva realidad.

Desde el Banco Central Europeo se advierte de subidas inminentes de los tipos de interés. ¿Es una buena o una mala noticia para el inmobiliario español?

Que hayamos tenido hasta ahora intereses negativos es una cuestión que tarde o temprano tenía que cambiar y creo sinceramente que las empresas sabíamos que esto era así. No se puede tener una economía eternamente con tipos de interés negativos. Dicho esto, la subida de tipos que se está anunciando por parte del Banco Central es muy pequeña y no creo que afecte a la marcha del negocio.

La escalada de la inflación, ¿puede incrementar la tendencia a buscar en la vivienda un valor refugio?

Sin duda alguna, los españoles sabemos que cuando el dinero está ocioso en la cuenta corriente y la inflación sube como ha sucedido últimamente, casi un 10%, los ahorros se han reducido en el mismo porcentaje; por lo tanto, el inmobiliario siempre es un valor refugio.

¿Se espera que a lo largo del año sigan incrementándose las compraventas y los precios?

Parece que el consenso es que los precios se incrementen entre un cuatro y un seis por ciento, aunque no se puede generalizar en todo el territorio nacional, como siempre habrá ciudades en las que por sus características tendrán una incidencia mayor que otras.

La promoción inmobiliaria de lujo vive un momento dulce, impulsada especialmente por las compras de extranjeros. La Costa del Sol es un claro exponente de ello. ¿Esperan que siga así por mucho tiempo?

Las ventas al mercado internacional, como bien dice, viven un momento dulce y la previsión es que continúe así. El comprador tiene identificado nuestro país como seguro, y con un nivel de vida muy accesible para ellos. Además, lo vivido durante la pandemia en toda Europa nos posiciona como un país donde los compradores internacionales quieren vivir o disfrutar sus vacaciones.

Más allá del turismo residencial, muchas ciudades andaluzas están en el foco de atención de las promotoras. ¿A qué atribuye este tirón que está experimentando el mercado de la vivienda de obra nueva en la comunidad?

Sin duda la buena marcha económica de la comunidad autónoma y la facilidad para hacer negocio han posicionado a Andalucía como foco estratégico de cualquier empresa que tenga presencia nacional, casos como Málaga, Sevilla o Córdoba, etc., son el exponente claro de que esto es así, cada una con sus peculiaridades, pero todas con el atractivo para invertir en ellas.

Tal como está hoy el panorama de la promoción residencial en España, con numerosos fondos internacionales detrás de muchas de las grandes promotoras, ¿es difícil promover sin uno de estos grandes fondos?

Los fondos internacionales tienen su cuota de mercado fundamentalmente en las cotizadas, pero el sector es mucho más amplio. Sinceramente pienso que cada uno tiene su espacio en este mercado y que no es necesario tener un fondo detrás para promover. Cada tipología de empresa tiene sus puntos fuertes y débiles. Bajo mi punto de vista, en función de donde estés tienes que trabajar para solventar esos puntos débiles y fortalecer los fuertes, ya sé que parece obvio, pero a veces te das cuenta de que nos cegamos trabajando en el corto plazo y no tenemos las reflexiones necesarias para pensar de manera estratégica.

De su periodo al frente de los promotores de viviendas de España, ¿cuáles han sido sus mayores logros o satisfacciones? ¿Qué le hubiera gustado conseguir que no ha sido posible y qué es lo que le ha dado más dolores de cabeza?

Cuando empecé como presidente de la asociación tenía una labor que me había fijado y era la mejora de la imagen, y creo modestamente que la imagen ha mejorado desde entonces. En la mejora de los procesos, nuevas leyes de suelo, etc., la asociación ha sido muy activa y se han conseguido también muchos avances.

Respecto de la espina clavada, no tengo la verdad ninguna, creo que hemos estado muy activos y como dice el refrán, al que hace lo que puede… no se le puede pedir más y tengo que dejar cosas pendientes para quien vaya a presidir en un futuro la asociación (risas).

El acceso de los jóvenes a la vivienda resulta hoy por hoy una tarea titánica y no resuelta. Cuáles son las medidas que han tomado en otros países que podríamos copiar y qué otras les hubiera gustado que se implantasen para resolver este problema.

Es una tarea no resuelta, pero la labor que iniciamos está dando sus frutos. Ahí tenemos la comunidad de Murcia o el compromiso de la presidenta Ayuso cerrando una cantidad para poner en marcha un plan de acceso para jóvenes. Es un tema complejo y que va a requerir un poco más de gestión y tiempo, pero el proceso se ha puesto en marcha.

Se ha hecho público que Vía Ágora estaba apostando por la construcción sostenible de fachadas y otros elementos en madera. Al parecer están construyendo una fábrica en Cuenca para el tratamiento de la madera que va a crear numerosos puestos de trabajo y que es un hito pionero en el sector. Por favor, cuéntenos más sobre esta decisión y cómo ve el futuro de la utilización de la madera como elemento sostenible en la promoción residencial.

La fábrica ya está en marcha, ya estamos terminando nuestra primera promoción en Madrid. El concepto es dar uso a un material como la madera que tenemos en grandes cantidades en España, no en balde entre las provincias de Cuenca, Soria y Teruel está ubicado el mayor bosque de Europa de Pino Larizio, que es nuestra materia prima.

Todo surge por un concepto de transformar nuestro sector en mucho más sostenible. A través del uso de la madera, el impacto de las edificaciones en la huella de carbono se reduce, ya que la madera es un material que tiene un efecto positivo en la misma. Esto, y que es una elemento resistente, flexible y fiable me ha llevado a dar el salto a este tipo de edificación, sé que tenemos que trabajar para romper tabúes, como por ejemplo la durabilidad y el efecto de los incendios.

Siempre hago la misma reflexión, los edificios de más antigüedad del mundo están en China o en Japón y están construidos en madera. Otro ejemplo es que en todos los barrios antiguos de España las estructuras están realizadas en madera. En el caso de los incendios pongo el ejemplo de Notre Dame, donde colapsó la parte de la cúpula metálica y la techumbre de madera aguantó y se mantuvo firme. Soy consciente que esta leyenda negra es así y tendremos que trabajar para que estos conceptos cambien.

Cuáles son las principales motivaciones que como empresario con una larga y exitosa trayectoria tiene para innovar e invertir en nuevos sectores. Qué le motiva en el día a día.

Mi motivación tiene varios orígenes, el primero ya lo ha comentado, soy empresario y por definición, el empresario está siempre trabajando para hacer su empresa lo más competitiva posible, y esto no se puede dar si no hay un ADN de innovación dentro de la misma. Y con respecto de invertir en otros sectores, también desde una visión empresarial la diversificación es necesaria en la medida en que se pueda realizar.

Qué le divierte hacer en su trabajo. Háblenos por favor de las satisfacciones que le provoca su actividad agrícola en torno al aceite.

Me divierte todo, es un cambio de actividad total y los fines de semana que paso allí representan una válvula de escape increíble. Por otro lado, que en estos 8 años que llevamos produciendo tengamos más de sesenta premios nacionales e internacionales me da una satisfacción del trabajo bien hecho.

Qué consejos daría a un empresario del sector que se plantee la venta de su negocio y que dude de tener resuelta la continuidad de este a futuro, por no tener clara la sucesión familiar.

Uff, es un tema muy complicado, pero sin duda el consejo que le daría es que se deje asesorar por expertos.

Para concluir, si volviera a empezar con 20 años, qué cosas haría de forma diferente.

Miro hacia atrás y me quedo satisfecho, no siento ninguna necesidad de cambiar nada a nivel profesional. Ai

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad