El Cuarto Real Alto del Real Alcázar de Sevilla reabre al público con 8 pases diarios

El Real Alcázar de Sevilla y Patrimonio Nacional reabren desde mañana a las visitas el Cuarto Real Alto, cerrado desde mediados de marzo de 2020 se decretara el confinamiento y el estado de alarma por la pandemia de la COVID-19. Conforme al actual nivel de alerta en la capital hispalense y las recomendaciones de las autoridades sanitarias, las grupos, siempre guiados, tendrán un aforo máximo de 12 personas, con 8 pases diarios de lunes a domingo y de 10 a 13.30 horas.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, y la delegada de Patrimonio Nacional para los Reales Patronatos, Elvira Prado, acompañados por el alcaide del monumento, Román Fernández-Baca, la directora conservadora del mismo, Isabel Rodríguez, y la conservadora de Pintura Antigua de la institución estatal, Carmen García-Frías, han realizado hoy una visita por el recorrido público habilitado para las estancias del Cuarto Real Alto.

“Esta estancia es imprescindible para que sevillanos y turistas conozcan en su integridad la importancia histórica y la riqueza patrimonial del conjunto palaciego. Un atractivo de tremendo valor para impulsar las visitas y, por tanto, como aliciente para la reactivación del turismo en la ciudad”, según ha dicho Antonio Muñoz. El delegado, asimismo, ha destacado la colaboración permanente con Patrimonio Nacional y el trabajo de sus respectivos equipos directivos y empleados para hacer posible de nuevo las visitas.

Por su parte, Elvira Prado ha resaltado que esta apertura ha sido posible además “por la buena sintonía entre la dirección del Alcázar y patrimonio Nacional, no sólo para la organización de la visita, sino también para la promoción y difusión del Alcázar”. Ha hecho hincapié, asimismo, en que la visita cumple todas las exigencias de seguridad sanitaria. Prado ha realizado un llamamiento para visitar el Cuarto Real Alto, “y no sólo  porque es la residencia real en uso más antigua de Europa, sino porque es una visita que complementa la visita al Alcázar, la contextualiza y ayuda a entender la significación histórica del monumento y su valor simbólico”, ha añadido.

El Cuarto Alto del Real Alcázar es la residencia oficial de los Reyes de España cuando visitan Sevilla. De época almohade (siglo XII), este espacio es un crisol de elementos arquitectónicos nazaríes, toledanos, califales y almohades, con representaciones y superposiciones de todas las épocas, aunque predomina la imagen mudéjar y renacentista.

Este palacio comprende diversas salas entre las que destacan: la cámara oficial o de audiencias, que conserva sus arquerías originales de Pedro I; el dormitorio del rey Don Pedro, con un increíble artesonado y suelo original; el mirador de los Reyes Católicos, de influencia granadina y con una de las mejores vistas de todo el Alcázar; y el oratorio de los Reyes Católicos, con su retablo cerámico del inicio del Renacimiento y obra de Niculoso Pisano de 1504 que representa la visita de la Virgen a su prima Santa Isabel.

A lo largo del tiempo se han ido sucediendo diversas reformas y ampliaciones del original Palacio del Rey Don Pedro, realizadas por los distintos reyes, principalmente durante los siglos XVI, XVII y XIX. Es testigo de su paso el amueblamiento decimonónico, en el que destacan magníficos tapices de las Colecciones Reales, una colección de relojes e impresionantes lámparas de araña. A lo largo del recorrido público se pueden apreciar vistas el monumento y de sus jardines, ver de cerca la impresionante cúpula dorada del Salón de Embajadores o las yeserías superiores del Patio de Muñecas y realizar un recorrido por parte de la galería alta del Patio de las Doncellas.

Las salas que componen el Cuarto Real Alto están vinculadas a numerosos episodios tanto de la historia de España como de la historia Universal, ya que en ellas se alojaron reyes pertenecientes a las dinastías españolas como el Rey Don Pedro I de Castilla, los Reyes Católicos, el Emperador Carlos V, Felipe II o Felipe V.

Tras los meses de confinamiento, el monumento retomó las visitas el 15 de junio de 2020 con un itinerario ordenado, aforado y seguro para así evitar el contagio por la COVID-19. Después de levantarse el estado de alarma en España el pasado 9 de mayo, comenzaron a reabrir aquellas dependencias que, por no garantizar suficientemente las condiciones sanitarias (espacios cerrados y reducidos, de escasa ventilación o sin posibilidad de incluirlos en el recorrido único) fueron reabriendo, como los patios del Almirante y Levíes o la Sala de la Justicia. Ahora lo hace el Cuarto Real Alto y quedan pendientes los Baños de Doña María (poca ventilación) y el Laberinto de los jardines (pasillos estrechos), que lo harán en cuanto Sevilla capital mejore su nivel de alerta sanitaria y se complete la desescalada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad