“El Gobierno de Sánchez está llevando al país a una profunda crisis y está dividiendo a los españoles por intereses personales y políticos”

Hablamos con…

José María García Urbano, vicepresidente de la FEMP y alcalde de Estepona

La imagen de José María García Urbano ha vuelto a situarse en primera plana de la política nacional. Si en 2019 lo conseguía tras alzarse como el alcalde más votado de España, ahora lo ha logrado desde su puesto de vicepresidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Hace dos meses una intervención suya se hizo viral durante una videoconferencia con miembros de la plana mayor del Gobierno de Pedro Sánchez. En menos de cuatro minutos (concretamente 03.47), este notario, abogado del Estado y registrador de la propiedad puso voz a millones de españoles disconformes con la política que estaba desarrollando el Ejecutivo central durante la crisis del coronavirus. Con su habitual tono pausado, criticó la falta de una estrategia para la reconstrucción económica y social del país, así como de propuestas concretas o la ausencia de dialogo con otras administraciones públicas. Igualmente, no puso paños calientes al asegurar que todos los españoles tienen “muchísimo miedo, están angustiados por el presente y atemorizados por el futuro”.

 

Aquella intervención en la que mostraba su disconformidad con la estrategia del Gobierno central frente a la crisis sanitaria fue a finales de abril. ¿Ha cambiado mucho la situación desde entonces?
Mis palabras eran fruto de lo que consideraba que, como responsable público, tenía que trasladar a quienes crearon un mando único para dirigir esta crisis sanitaria provocada por el Covid-19. Esto es, medidas razonables, razonadas, consensuadas en el seno de la FEMP y dirigidas a estimular la economía y no seguir ahondando cada día en esta crisis económica.
Lamentablemente, el Gobierno central no ha querido escuchar a los ayuntamientos y la situación no ha cambiado mucho: seguimos sin poder usar los remanentes de tesorería y el superávit municipal, fruto de haber cumplido con las normas de control de gasto marcadas por el Estado. Es más, en este sentido, se han creado situaciones preocupantes y discriminatorias, como la derivada del acuerdo con EH-Bildu para prolongar el estado de alarma a cambio de privilegios fiscales para Navarra y País Vasco.
En definitiva, el Gobierno de Pedro Sánchez no solo está llevando a este país a una profunda crisis económica, social y moral, sino que está dividiendo, separando y enfrentando a los españoles para colmar sus intereses personales y políticos.

Usted dice que el Gobierno está perdiendo la oportunidad de contar con los ayuntamientos para salir de la crisis. ¿A qué se refiere en concreto?
Desde la FEMP llevamos mucho tiempo planteando propuestas y medidas de mejora del funcionamiento de las entidades locales, con el único objetivo de asegurar la prestación de servicios a los ciudadanos, de reforzar el empleo público y de mantener estimulado el crecimiento económico. Medidas y propuestas razonables, necesarias, justas, y adoptadas en la junta de gobierno de la FEMP por unanimidad de todos los grupos políticos; de ahí la frustración de no entender por qué el Gobierno de Sánchez no las autoriza.

De las propuestas que ha planteado la FEMP, ¿cuántas ha tenido en cuenta?
Ninguna de las propuestas realizadas por la FEMP y aprobadas por unanimidad por su órgano de dirección, donde están representados todos los partidos políticos, han sido tenidas en cuenta. Solo se ha levantado, y tarde, la suspensión de la contratación pública, que nunca se debió prohibir, porque ahora, igual que antes, se podían garantizar todos los procedimientos.

Los ayuntamientos, debido a las políticas implantadas por el entonces ministro Cristóbal Montoro, se vieron obligados a ejecutar un rígido control del gasto, lo cual les ha llevado a contar ahora con miles de millones de euros. ¿De qué cifras concretas habla y en qué cree que se deberían invertir?
Tan solo en este año 2020, las comunidades autónomas no pueden ejecutar sus 7.000 millones de euros del presupuesto de inversión y los ayuntamientos tampoco podemos ejecutar otra cantidad similar. En total, las administraciones públicas, desde 2012 hasta 2019, acumulamos con los remanentes de tesorería y superávit un total de 31.500 millones de euros.
La completa tesorería de los ayuntamientos, puesta al servicio de las necesidades actuales, puede no solo atender al ámbito social y al sanitario, sino a planes de empleos útiles y necesarios, y a una inyección económica en los sectores con mayor dinamismo del país que, sin duda, acelerarán la recuperación de los otros sectores. Los ayuntamientos tenemos todo el derecho a invertir ahora todo el dinero que hemos ahorrado en los últimos años y no estaría justificado que el Gobierno central quiera apropiarse de ese dinero. Hay que tener en cuenta que, según los expertos, un millón de euros invertido genera unos 15 empleos directos; imagínese lo que se podría activar con estas cuantías.

Al hilo de lo anterior y de manera general, ¿qué papel pueden jugar las administraciones locales para fomentar el empleo y el crecimiento económico?
Las administraciones locales tenemos un papel determinante en la recuperación económica de nuestras ciudades y, por tanto, somos determinantes para ayudar a la recuperación del país. En Estepona, ya demostramos en 2012 que con políticas de inversión pública en los sectores clave de la economía se podía contribuir a dinamizar la ciudad y fomentar la creación de empleo.
Los ayuntamientos vamos a estar al lado del Gobierno para la reconstrucción social y económica del país. Lo que lamentamos es tener que reconstruir después de que se haya destruido por parte del Gobierno central; mucho de lo destruido se podría haber preservado.
El Gobierno de Sánchez lo fía todo a la aportación de ingentes sumas de dinero a base de generar una deuda pública de dimensiones colosales y ese no es el único camino para sacar adelante el país, sobre todo cuando España se hunde en tasas históricas de paro y cuando 21 millones de personas, más del 44% de la población del país, son dependientes de los ingresos del Estado.

En los últimos tres meses, desde el Gobierno se han anunciado medidas que, poco después, ha tenido que retirar tras las protestas que se han generado. ¿Piensa que esto puede afectar a España de cara a Bruselas y/o inversores internacionales?
En el Gobierno de Pedro Sánchez todo es incertidumbre, desconcierto, desconsideración y rectificación. Y para la economía de un país no hay nada peor que la incertidumbre.

En el caso concreto de Estepona, municipio en el que (al igual que en gran parte de Andalucía) el peso turístico es muy importante, ¿qué opina de las medidas adoptadas por el Gobierno relativas a este sector? ¿Cuáles defiende usted en su doble condición de vicepresidente de la FEMP y alcalde?
El Gobierno de Pedro Sánchez ha despreciado y maltratado al sector turístico. Lo ha demostrado fijando desigualdades entre regiones, anunciando un trato de favor al sector turístico de Canarias y discriminando al resto de municipios de España, en relación a la concesión de ampliación de los ERTE hasta que se recupere el mercado extranjero. Esta crisis del sector turístico afecta a toda España, por lo que las medidas han de ser comunes a todo el país.
Asimismo, el Gobierno de Pedro Sánchez infligió otro castigo al turismo cuando uno de sus socios de gobierno despreció a este sector, de tanto peso en nuestra economía, asegurando que “tenía poco valor añadido”. Fue una desconsideración decir que el sector turístico no abriría hasta diciembre y fue otro desconcierto para el sector la imposición de 14 días de cuarentena a turistas extranjeros que vienen al país; nadie va a viajar a un destino para que le encierren durante sus vacaciones.
Evidentemente, con estas actitudes no se contribuye al fortalecimiento del mismo ni se estimula a uno de los sectores más castigados por esta crisis y del que dependen millones de empleos en nuestro país.

Otra industria clave es la construcción en su conjunto: promotoras, inmobiliarias, constructoras, ingenierías, estudios de arquitectura… ¿Cree que, tal y como dicen numerosos expertos y economistas, es uno de los pocos sectores que pueden ‘tirar del carro’ de manera inmediata si hay un potente plan de inversión pública? ¿Usted estaría a favor de llevarlo a cabo?
Totalmente de acuerdo. Como ya he señalado, en Estepona demostramos en 2012 que estimulando la economía desde la inversión pública se conseguían reactivar los sectores generadores de empleo de la ciudad y los resultados de esta acción han sido visibles estos años atrás. Ahora hay que volver a hacer lo mismo para fortalecer los sectores que son los impulsores de la creación de empleo y riqueza en nuestro país y en nuestras ciudades.

Su Ayuntamiento anunció que va a movilizar 80 millones de euros. ¿En qué fase están de este plan y en qué se van a centrar?
Estoy convencido de que Estepona saldrá adelante y se recuperará de esta crisis económica y social con las medidas que estamos adoptando. En concreto, estamos actuando en tres pilares: la movilización de esos 80 millones de euros en inversión pública para reactivar la economía y generar empleo; un plan para apoyar a las empresas de Estepona con la adjudicación directa de obras y servicios; y un plan ilimitado de ayudas sociales de emergencia para que ningún ciudadano tenga desatendidas sus necesidades básicas. El Ayuntamiento abrió el primer día que se levantó la prohibición de realizar contratación pública la licitación del primer bloque de proyectos, por un importe de casi 40 millones de euros. En estos momentos, ya se han recibido un total de más de 200 ofertas de empresas para ellos, lo que demuestra el dinamismo y la necesidad de este sector de recuperarse mediante la inversión pública. Cuando finalice el verano, llevaremos a cabo el segundo bloque de contrataciones por otros 40 millones de euros, para propiciar así el mayor volumen de inversión pública, ejecutada de forma simultánea, en la historia de la ciudad.

Los ayuntamientos son las administraciones públicas que tienen una relación más cercana con los ciudadanos. En su caso y en el día a día, ¿qué les están reclamando a su equipo de Gobierno?  ¿Y los empresarios?
Los ciudadanos y el sector empresarial saben que este ayuntamiento es serio, actúa con rigor y ofrece seguridad jurídica. Por tanto, en estos momentos diría que no hay “reclamaciones”, sino que percibo que los agentes sociales y los ciudadanos confían en que desde el ayuntamiento vamos a ayudar a superar esta crisis económica y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *