Los Ingenieros de Caminos apoyan el tramo soterrado original de la línea 3 del Metro y piden que se deje de “marear la perdiz” con el proyecto

“Dejemos de debatir y actuemos. Parece una fábula que casi cincuenta años después de empezar a pensar en la Red de Metro de Sevilla sigamos hablando de líneas imaginarias y no de hechos. El pensar ya lo hicimos y ahora ha llegado el momento de actuar porque vamos con muchísimo retraso”. El decano de la Demarcación de Andalucía, Ceuta y Melilla del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Luis Moral Ordóñez, ha sido tajante ante los últimos anuncios sobre la línea 3 del Metro de Sevilla y ha pedido que se deje de “marear la perdiz con inventos y nuevas e hipotéticas alternativas al proyecto”. Pese ello ha mostrado su satisfacción por la noticia sobre el posible acuerdo entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital para respetar finalmente el diseño original con el tramo soterrado desde el inicio de la avenida de la Palmera hasta los Bermejales. La postura del Colegio ha sido desde un principio firme en la defensa de una red completa de metro en Sevilla subterránea, segregada y metropolitana.

Metro de Sevilla. web metro-sevilla.es/

Los ingenieros de caminos, en un comunicado emitido a los medios, califican de absurdo que se reformen a estas alturas los proyectos del Metro, buscando eternas alternativas a unos trabajos que necesitaron más de cinco años de estudios, con una inversión de dieciocho millones de euros, y que llevan cerca de una década en un cajón. Moral Ordóñez considera insostenible por más tiempo este “juego de la estampita”. En concreto, el proyecto de la línea 3 se entregó completamente terminado y su ejecución, sin modificaciones ni ampliaciones, lograría multiplicar de 16 a 50 millones los pasajeros por año, demostrando la potencia de una red de metro que no suma sino que multiplica sus efectos. “Una vez que se haga realidad podremos pensar en ampliaciones y extensiones de las líneas para cubrir un territorio que demanda a voz en grito una movilidad urbana eficiente, coordinada e intermodal que integre a su extensa y poblada área metropolitana”, ha puntualizado.

En opinión del representante en Sevilla del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Agustín Argüelles Martín, “el trazado en superficie le haría perder al Metro una de las principales características de su supremacía funcional: la circulación en plataforma reservada”. Desde el punto de vista de la funcionalidad general de la solución, como ha explicado, “el trazado en superficie se complicaría mucho en las intersecciones de acceso de las importantes zonas colindantes al principal eje Sur de Sevilla”. Las necesarias glorietas, que habrían de construirse en dichos “puntos de conflicto”, serían complicadas y provocarían importantes pérdidas de capacidad, tanto al viario en superficie como al metro, requiriéndose instalaciones semafóricas específicas para este tipo de glorietas, como ha advertido Argüelles Martín. Desde el punto de vista de la estética paisajística de una vía emblemática de Sevilla, testigo elocuente del también emblemático urbanismo de la Exposición de 1929, la afección sería notable. “Pensemos en el impacto visual de las catenarias, las estaciones, las glorietas y de la muy significativa constricción de la plataforma viaria útil de vehículos y peatones del trazado actual”, ha solicitado el representante de los ingenieros de caminos en Sevilla.