Los temas que recorren la geografía andaluza

Ya ha comenzado un nuevo curso y con él los nuevos propósitos, que vienen en forma de palabras. Un buen momento para repasar cómo está el mundo constructor con mayor detalle, adentrándonos en la realidad de cada provincia, para así ver de qué se está hablando más en cada uno de los rincones de Andalucía.

Desde el punto más oriental de la región, nos llegan palabras cruzadas sobre un tema que vuelve a caer en punto muerto después de varios meses de debate: El Algarrobico.

Este polémico proyecto es una prueba más de la dificultad que siempre habrá para encontrar un equilibrio entre desarrollo y sostenibilidad. El presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz, pedía el pasado verano que “prime el sentido común” que, a su juicio, “apunta a que se termine” este hotel. La “situación económica que vivimos, -argumentaba- nos hace apoyar la opinión del ayuntamiento, que cree que este proyecto, que está apoyado por una empresa solvente, puede dar mano de obra y generar riqueza”. No obstante reconocía que el edificio “es una mole en la costa” pero que “tirar eso supondría un coste importante para las arcas públicas y un quebranto patrimonial, que lo tendrían que pagar las administraciones, esto es, el conjunto de los ciudadanos”.

Para arrojar algo más de luz sobre este tipo de polémicas, la Junta de Andalucía anunciaba la firma de un convenio de colaboración que permitirá a la Fiscalía acceder a los dictámenes elaborados por el Consejo Consultivo de Andalucía en estas materias. Para el fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, “los delitos vinculados con el urbanismo y la ordenación del territorio han sido una constante preocupación en Andalucía porque han constituido una verdadera lacra que ha hecho muchísimo daño”, por lo que “nos interesa mucho conocer de primera mano la interpretación que hacen los letrados del Consejo de la normativa autonómica”.

Pero ha habido otros temas que han recorrido el resto de provincias. En Granada ahora se comenta la reciente iniciativa para atraer a constructores. El reto es claro y al tiempo ambicioso: que la falta de espacio y de equipamiento no sea impedimento para que cualquier empresa o institución se instale en la capital granadina. José Torres Hurtado explicaba que “desde el Ayuntamiento vamos a hacer todos los esfuerzos por atraer a constructores para que hagan edificios de alquiler y que se puedan ofertar oficinas y sedes a quien se quiera venir a Granada. Nos vamos a esforzar en eso”. Seguro que el sector responde a la llamada.

En otras provincias las infraestructuras han sido el tema más repetido estos últimos meses. Desde Jaén, hace unos meses la delegada del Gobierno andaluz en esa provincia, Purificación Gálvez, reiteraba su “compromiso con proyectos necesarios y emblemáticos” para conseguir que aunque hayan “tenido alguna dificultad sean una realidad”. Como ejemplo, mencionaba la reanudación de las obras en el Centro de Salud de Expansión Norte, la Autovía del Olivar, con tres tramos en obras ya reactivadas, la variante de Arjonilla o el Museo Ibero.

En Cádiz se aterriza algo más, y por un lado se comentan las recientes adjudicaciones, como la de la Autoridad Portuaria de Cádiz a Vías y Construcciones para la obra de acceso a la futura terminal de contenedores. O las licitaciones, como la de ADIF para un nuevo cerramiento para la Estación de Cádiz. Pero preocupa también el sobrecoste y la ralentización de la obra del nuevo puente, por las discrepancias entre la empresa constructora y la Administración. La secretaria provincial socialista, Irene García, se manifestaba hace unas semanas a favor de una auditoría, y justificaba esta necesidad porque “todo cambio en un presupuesto tiene una responsabilidad política que tiene que aclararse”. Mientras que José Loaiza, presidente de la Diputación, recordaba que “si hay que pedir responsabilidades habría que pedírselas a Magdalena Álvarez, que fue la primera en retrasar la obra y en incrementar su precio con las modificaciones”. Cruce de dimes y diretes políticos que está lejos de traer un acuerdo para aunar fuerzas e impulsar esta importante infraestructura.

Nos acercamos ahora a Málaga, donde el secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, destacaba la importancia del metro de Málaga, una infraestructura que la propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, mencionó como un compromiso en su discurso de investidura y hoy es una realidad. “Ha sido la inversión más alta de la Junta en toda la Comunidad”, ha afirmado.

En Huelva no existe tanto alborozo a la hora de hablar de infraestructuras. Las últimas palabras que se han lanzado al aire en esta provincia versan sobre las infraestructuras ferroviarias. Para el presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, “queremos que el presidente del Gobierno compruebe en sus carnes los horarios, los vagones y las muchas deficiencias que tienen estas infraestructuras en la provincia”, y ha añadido que “los Presupuestos del Estado vuelven a colocar a esta provincia en el vagón de cola de las inversiones”. “En estas circunstancias es muy difícil que sectores como el minero o el turístico puedan avanzar”.

Si nos adentramos en Córdoba, allí ven la luz algunos proyectos como el de la Ciudad de la Justicia. La delegada del Gobierno andaluz en esa provincia, Isabel Ambrosio, celebraba el arranque de las obras e indicaba que es “una de las inversiones más relevantes que se van a acometer en Córdoba capital en esta década”.

También en Sevilla es la Ciudad de la Justicia la que centra ahora la atención. Aunque en este caso, ese proyecto aún está sólo en la imaginación de los sevillanos, y no sobre el terreno.

El portavoz del grupo socialista en el ayuntamiento hispalense, Juan Espadas, calificaba de “inviable” y “muy negativo” para la ciudad la Ciudad de la Justicia en el Prado, mientras que para Alicia Martínez, parlamentaria del PP por Sevilla, la negativa de la Junta de emplazar el complejo en el Prado de San Sebastián convierte al Gobierno andaluz en “ese muro donde siempre chocan los proyectos de la capital hispalense”. Otro proyecto, por tanto, que parece vuelve a caer en punto muerto. Más movimiento se aprecia en la zona del Puerto a la que también se refirió el presidente de la CES, Miguel Rus, durante la presentación del Centro para el Crecimiento Empresarial de Sevilla (Creces). Rus insistía en el potencial de los terrenos portuarios y de la zona franca para su conversión en un “gran polo de atracción de industria y de solidez de futuro”.

Así, pensando en ese futuro, habrá que seguir aunando esfuerzos, y creando consenso, de una y otra parte, para que muchos de esos proyectos, de momento sólo imaginados, vean pronto la luz, y no queden en palabras al aire. Y de esa forma, podamos hablar de ellos en nuestro próximo aniversario. Ai

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *