Me gustaría hacer de Andalucía una locomotora económica de primer nivel, ideal para invertir y con una marca poderosa.

 

Juanma Moreno

Presidente de la Junta de Andalucía


Juanma Moreno, atiende la entrevista con Andalucía Inmobiliaria en el arranque de una legislatura marcada por la gesta histórica de haber logrado por primera vez un gobierno de mayoría absoluta para el PP en Andalucía.

Después de romper en la anterior legislatura con los 37 años de hegemonía socialista con un gobierno de cambio, Moreno afronta estos años de gobierno con las manos libres y sin ataduras con otros partidos aunque convencido de que la mejor fórmula es seguir basando su gestión en el diálogo y el acuerdo con todos, remarcando así su perfil y talante de moderación que se ha forjado desde su llegada a la Junta.

Juanma Moreno, malagueño afincado ya con su familia en Sevilla, es un incansable corredor de fondo con una trayectoria ascendente que le llevó incluso a ser uno de los secretarios de Estado más jóvenes en el por entonces Gobierno de Mariano Rajoy.

Moreno llegó al Gobierno andaluz en la pasada legislatura con la intención de trabajar duro en un cambio en la gestión y política andaluza y la recompensa la cosechó el pasado junio con una victoria indiscutible en forma de mayoría absoluta. Ya conformado su nuevo gobierno, Moreno marca perfil en este inicio de legislatura con su apuesta por la bajada de impuestos y por reformas para agilizar la Administración y atraer más inversión y facilitar la actividad económica y empresarial, todo ello con la firme determinación que siempre subraya de hacer de Andalucía un comunidad referente y poderosa a nivel nacional.

¿Cómo afronta la nueva legislatura y cuáles son los principales objetivos que se ha marcado?

El Gobierno andaluz afronta esta legislatura con muchas ganas de seguir impulsando esta comunidad. Estos años atrás hemos puesto los cimientos de la Andalucía que queremos y la que se merecen los andaluces y ahora estamos dedicados 100% para que ese cambio que llegó de la mano del nuevo Gobierno siga avanzando.

Nos hemos enfrentado a momentos muy complicados como ha sido la pandemia de la Covid-19 y ahora llega una crisis económica provocada por el aumento de precios, de energía y de combustibles. Ante esta situación, los gobiernos no podemos quedarnos de brazos cruzados y tenemos que actuar. Por ello, nuestro principal objetivo no puede ser otro que el de ayudar a las familias y al sector productivo para que puedan hacer frente a esta situación e intentar que esta crisis tenga en ellos las menores consecuencias posibles.

Ya estamos adoptando medidas como la nueva bajada de impuestos que dejará a los andaluces un ahorro de 360 millones y que unido a lo que han dejado las bajadas de impuestos anteriores hará que, desde que llegase el Gobierno del cambio, estos dispongan de 900 millones de euros en sus bolsillos. Vamos a deflactar los tres primeros tramos de la tarifa autonómica en un 4,3% y vamos a elevar el mínimo personal y familiar también un 4,3% que está exento de tributación.

Además, hemos suprimido el Impuesto de Patrimonio, un impuesto anacrónico que no existe en ningún país de la UE y también hemos suspendido el canon del agua que supone un ahorro de 140 millones. Con esta rebaja fiscal, la sexta desde que estamos gobernando, Andalucía se convierte en la segunda comunidad con menos impuestos de España.

Pero no podemos obviar otros asuntos que nos preocupan y en los que estamos centrados como es la creación de empleo y la sequía que afecta a todo el país y, especialmente, a Andalucía. Son muchos los retos y objetivos que tenemos por delante, pero contamos con un equipo solvente, preparado y con experiencia, dispuesto a trabajar sin descanso por y para Andalucía.

Andalucía, por sus condiciones geográficas y climáticas, es una tierra privilegiada para el desarrollo turístico y residencial, ¿cómo ve su futuro y las medidas necesarias para impulsar a este sector clave?

El turismo es un sector estratégico para la economía y una fuente importante de generación de empleo y de riqueza y junto con la construcción son dos palancas propulsoras que han demostrado una capacidad de superación y rearme envidiables. Los datos del pasado verano son ejemplo de la fortaleza del turismo andaluz. Cada vez son más los turistas que acuden a Andalucía para disfrutar de nuestra cultura, de nuestras tradiciones, del buen tiempo, de la gastronomía…

Este gobierno tiene la obligación de analizar el futuro y de prever las consecuencias que va a tener la situación que estamos viviendo con la inflación y los elevados costes de producción, que están afectado a nuestras empresas y que han aguantado gracias a sus recursos, pero que cuentan con un importante déficit en su fondo de maniobra. Vamos a ir directamente a resolver esta situación, para que las empresas puedan afrontar lo que entendemos que será un año de dificultades financieras. Estamos trabajando para incentivar a las empresas turísticas a través de herramientas directas para que tengan capacidad financiera para superar el déficit que tienen actualmente y poder aguantar el próximo año.

Ya la pasada legislatura fueron muchas las medidas que se adoptaron para favorecer su desarrollo y consolidación, ya que éste fue uno de los sectores más perjudicados por la pandemia. Esta legislatura seguiremos con nuevas iniciativas como el impulso de una línea de incentivos con el que poder ayudar a las empresas turísticas, culturales y deportivas en un momento de incertidumbre para el sector, trabajando en la Formación Profesional y apostando por la dignificación y cualificación de los profesionales.

¿Qué espera y qué supondrá el desarrollo de la nueva ley del suelo (LISTA)? ¿Será la palanca para el desarrollo y despegue urbanístico?

Esta ley tiene un papel fundamental y supondrá una ayuda clave mediante normas claras y sencillas que contribuirán a agilizar trámites, eliminando trabas innecesarias sin dejar de lado el necesario control, y animando a la llegada de inversiones. No obstante, debemos aclarar que la eliminación de la maraña urbanística no va a significa desregularizar sino flexibilización, ya que esta ley refuerza la disciplina urbanística con la creación de un cuerpo de subinspectores, además de incorporar medidas de protección al medio ambiente, siendo éste último uno de los pilares del Gobierno andaluz.

La LISTA se encuadra dentro del conjunto de iniciativas que estamos llevando a cabo para reactivar la economía, como el decreto de agilización y o las bajadas de impuestos como las que mencionaba anteriormente. Estamos dando pasos importantes para cambiar la forma de hacer las ciudades y para convertir el territorio andaluz en un espacio habitable, sostenible y accesible.

¿Cómo valora el reciente acuerdo con el Gobierno de España para evitar ir al Tribunal Constitucional y superar las discrepancias sobre la LISTA?

Éste es un ejemplo más de que el diálogo es fundamental para salvar escollos y seguir avanzando. Soy un firme defensor de que siempre que se dialogue y se llegue a consensos se llega más lejos y también se cumplen mejor los objetivos planteados. La colaboración y la cooperación entre las Administraciones juegan un papel clave en aquellos asuntos que son de interés y de utilidad para mejorar el día a día de los ciudadanos.

Este acuerdo, sin duda, es de gran trascendencia, dado que evita el recurso de inconstitucionalidad del Estado y refuerza la seguridad jurídica de la norma que regula la ordenación del territorio y el urbanismo en Andalucía desde el pasado mes de diciembre.

¿Para cuándo dispondremos del reglamento de la LISTA, que es clave para su desarrollo?

El reglamento de la LISTA ya está redactado. Se trata de una norma muy importante toda vez que regula la ordenación del territorio y el urbanismo en Andalucía. Su aprobación es por tanto inminente, una vez sea informado por el Consejo Consultivo.

¿Cuáles son las prioridades en política de vivienda para los próximos años?

Nuestra máxima prioridad seguirá siendo facilitar el acceso de los ciudadanos a una vivienda digna y adecuada, especialmente a los más jóvenes. Gestionaremos 622 millones de euros procedentes de los Fondos Next Generation para, por un lado, promover vivienda nueva en alquiler a precio asequible y, de otro, desarrollar actuaciones para la rehabilitación residencial y urbana y la adecuación energética de los edificios.

Seguiremos impulsando el Plan Vive en Andalucía, bajo cuyo paraguas ya se han promovido 4.000 viviendas en alquiler a precio asequible. El ritmo es de unas mil por año. Además, con los fondos europeos, esperamos levantar otras 3.000 más.

¿Cómo ve la imagen y el papel del sector de la construcción y residencial en la actualidad? La crisis financiera de la pasada década dejó una imagen crítica e injusta hacia el “ladrillo” que en nada se corresponde con la realidad.

El sector de la construcción y residencial es sumamente importante en nuestra tierra. Siempre lo ha sido y lo va a ser más en esta legislatura. Su función es facilitar el acceso a uno de los derechos fundamentales de toda persona, vivir bajo un techo. Además, se trata de un sector clave para mantener la actividad económica y el empleo en Andalucía. En 2021, según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de la Consejería de Economía, Hacienda y Fondos Europeos, el sector de la construcción supuso el 5% del PIB andaluz y dio empleo a más de 210.000 personas. Creo que sería injusto demonizar a todo un sector. Se trata, en definitiva, de un sector con peso específico dentro de la economía andaluza, que genera mucho empleo, que garantiza un techo a muchas familias y al que hay que seguir apoyando.

¿Qué efectos espera de la rebaja de impuestos por la que está apostando?,¿Tendrá su efecto en la atracción de inversiones y proyectos?

Sin duda. La bajada masiva de impuestos que inauguramos hace unos años y que continúa con la última rebaja fiscal tiene dos objetivos: por un lado, el de ayudar a las familias y al tejido productivo a que puedan hacer frente a la complicada situación que estamos atravesando como consecuencia de la inflación y, por otro, la de atraer nuevos inversores a Andalucía.

Sabemos que esta comunidad es ideal para vivir, pero estamos trabajando para que también sea la mejor opción para invertir. Andalucía cuenta ahora con estabilidad política e institucional y es una tierra que genera confianza. Los indicadores económicos nos dicen que las reformas que estamos llevando van por el buen camino. Y medidas como la bajada de impuestos o también el proceso de simplificación administrativa contribuyen a hacer que Andalucía sea, cada vez más, una tierra idónea para la inversión.

Esta comunidad tiene una marca poderosa y que ha conseguido trasladar una imagen de comunidad solvente, seria, rigurosa, con seguridad jurídica y donde se puede invertir, prosperar y desarrollar. Esperamos que con esta sexta bajada de impuestos aumenten el número de inversores que se asientan en nuestra comunidad.

Por eso, animo a todos los que se están planteando invertir en nuestra tierra que lo hagan porque no se van a arrepentir. Aquí tienen un gobierno que va a trabajar para facilitarle todo lo posible este proceso.

¿Hay margen para una seguir profundizando en la rebaja fiscal y mantener el equilibro de las cuentas y los servicios públicos?

Siempre queda algo de margen, pero es importante que tengamos en cuenta que Andalucía ha pasado de ser una de las comunidades donde se pagan más impuestos y a vivir en un auténtico infierno fiscal a ser la segunda comunidad la que se pagan menos impuestos, situándonos solo por detrás de la Comunidad de Madrid. Ello quiere decir que ya son muchos los impuestos que hemos bajado.

Por citar algunos ejemplos hemos bonificado al 99% el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, extendiendo los beneficiarios a hermanos, tíos y sobrinos, hemos reducido progresivamente todos los tramos del IRPF, hemos mejorado la deducción por vivienda habitual y para las cantidades invertidas en alquiler, la deducción por familia numerosa ha pasado de 200 a 400 euros y la deducción por nacimiento se ha incrementado hasta 200 euros. A ello se suma que hemos bajado la tarifa general del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales hasta el 7% y la de Actos Jurídicos Documentales al 1,2%. Sumamos una reducción extra para la compra de viviendas cuyo valor no sea superior a los 150.000 euros y un 3,5% para jóvenes, mayores o víctimas de violencia de género o que vivan en municipios con problemas de despoblación. Ya son seis las bajadas de impuestos que llevamos, pero que no les quepa duda a los andaluces que continuaremos en esta senda porque la bajada de impuestos está en el ADN de nuestro Gobierno.

¿Cree que la supresión del impuesto sobre el patrimonio supondrá la llegada de inversiones y grandes empresas?

Andalucía está dispuesta a aprovechar todas las oportunidades y para ello debemos ser más competitivos, valientes y medirnos con los mejores como es el caso de la Comunidad de Madrid por lo que debemos trabajar para tener una fiscalidad igual de atractiva que lleve a la consolidación del dinamismo económico y empresarial de Andalucía y que también impulse la creación de empleo de calidad.

La eliminación de impuestos siempre va a favorecer la llegada de nuevas empresas e inversores. Eso lo estamos viendo en la actualidad. Como ya he dicho, Andalucía era un infierno fiscal lo que provocó que muchas empresas y que muchos andaluces se fueran a otras comunidades en busca de una mejor fiscalidad. Pero le hemos dado una vuelta de tuerca a ello y ahora vemos que son muchos los que vuelven a Andalucía porque la política fiscal nada tiene que ver con la que había.

En cuanto al impuesto de Patrimonio doy un dato que me parece interesante. De los 20 mayores contribuyentes en Patrimonio del año 2019, la mitad se trasladaron fuera de Andalucía al año siguiente. Esta huida supuso una pérdida de 18 millones de euros, un 20% de todo lo que se ingresó por este impuesto.

Además, es importante que tengamos en cuenta que la supresión de este impuesto no tendrá apenas impacto en las cuentas de la Junta, ya que apenas supone un 0,6% de lo que se recauda en el conjunto de la Administración. Y no solo esto, sino que, al contrario, va a producir un incremento de contribuyentes por IRPF y por otras modalidades de imposición directa mucho más relevante que la pérdida de Patrimonio.

Una de las rémoras y dificultades para los promotores e inversores es la carga y laberinto burocrático que han de afrontar para sacar adelante sus proyectos. ¿Cuáles son los planes para la agilización y simplificación de trámites que faciliten estos proyectos?

Nos hemos propuesto que Andalucía sea no solo la comunidad en la que menos impuestos se paguen, sino también en la que sea más difícil invertir y crear empleo. Para ello es fundamental que la actividad económica y la creación de empleo no se encuentren con trabas innecesarias, ni trámites duplicados, ni retrasos injustificados. La simplificación administrativa es uno de los ejes claves de nuestra acción de Gobierno y, por supuesto, seguirá ocupando un papel protagonista en esta legislatura. Tanto es así que hay una consejería que lleva este nombre.

Estamos trabajando ya en el que será el cuarto Decreto-Ley de Simplificación Administrativa que hará especial hincapié en agilizar la ejecución de los fondos europeos. Estamos revisando todos los procedimientos y trámites de la Junta para sumar el mayor número posible más las 400 medidas de mejora de la regulación y al centenar de normas agilizadas en la pasada legislatura.

Pero por mucho esfuerzo que la Administración andaluza haga en este sentido necesitamos de la colaboración de las corporaciones locales y del Estado que también deben hacer un esfuerzo de simplificación para favorecer, entre todos, la inversión en esta comunidad.

¿Cómo serán los primeros presupuestos de esta legislatura para 2023?

Serán unos presupuestos sociales y muy centrados en las necesidades de los andaluces y en afrontar la situación complicada que atravesamos. El Gobierno andaluz presupuesto tras presupuesto ya ha demostrado que la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales ocupan un lugar primordial entre nuestras prioridades. Así seguirá siendo.

Unos presupuestos que estarán a la altura de lo que los andaluces y Andalucía necesita.

Estamos trabajando ya en ellos, pero como ya ha avanzado las cuentas andaluzas superarán los 45.000 millones de euros, lo que supondrá unos 5.000 millones de euros más que el actual presupuesto, el prorrogado de 2021.

¿Cómo valora al sector inmobiliario y residencial andaluz? Ha sido uno de los motores de la economía andaluza y aspira de nuevo a estar en su vanguardia.

Así, es un sector clave en la economía andaluza y aunque se ha visto afectado por la pandemia de la Covid-19 está demostrando su capacidad para sobreponerse. El impulso que el Gobierno andaluz le ha dado a la construcción de las viviendas en alquiler es innegable y lo hemos hecho a través del Plan Vive en Andalucía de Fomento del Alquiler a través del cual se han promovido miles de viviendas con el objetivo de facilitar el acceso a los jóvenes y a las familias y, además, ello ha supuesto la generación de empleo en el sector de la construcción contribuyendo a reactivar la economía.

¿Qué futuro vislumbra para el sector y cuáles son los estímulos políticos necesarios para afianzar su futuro?

A tenor de las tendencias que se dibujan en el sector de la construcción, el futuro va a estar marcado por el impulso a la rehabilitación de viviendas; por la industrialización en el proceso de ejecución y por la apuesta para un mejor aprovechamiento de los recursos y el empleo de materiales menos contaminantes, más sostenibles. En definitiva, se vislumbra un futuro con muchas oportunidades para este sector si las empresas saben aprovechar bien las nuevas tecnologías, que pueden facilitar el desarrollo de los proyectos desde que se empiezan a planear hasta su finalización; la búsqueda de la sostenibilidad y reducción del impacto ambiental y la apuesta por la rehabilitación.

Además, nosotros vamos a desarrollar y aprobar en esta legislatura una nueva Ley de Vivienda en Andalucía que impulse la promoción de viviendas a precio asequible. Una ley que acabará con una legislación obsoleta y rígida y que clarificará y simplificará la normativa para facilitar el acceso a la vivienda de todos. En definitiva, vamos a impulsar una política de vivienda muy diferente a la de regulación de precios que está ejecutando el Estado, que sólo viene a tensionar el mercado y a elevar los precios. Si hay más oferta de viviendas, los precios se regularán.

¿Cómo va a gestionar su primera e histórica mayoría absoluta?

La voy a gestionar desde el diálogo, la búsqueda de consensos y la mano tendida. No entiendo la política de otra forma que no sea esa y el tener una mayoría como la que hemos tenido no va a cambiar esa visión que siempre me ha acompañado. Hay que escuchar a los andaluces, a los distintos partidos políticos, a los agentes sociales, a los sindicatos, a los empresarios…entre todos sumamos más. A lo largo de la pasada legislatura conseguimos llegar a acuerdos importantes y espero, deseo y confío en que esta legislatura sigamos en esa senda.

El diálogo es una seña de identidad de este Gobierno y los andaluces que nos votaron en las pasadas elecciones así lo saben y seguiremos este camino que es beneficioso para todos, pero especialmente para los andaluces. Nos debemos a ellos y trabajar por su futuro y su bienestar es nuestro principal fin.

¿Cómo ve la complicada coyuntura económica actual y cómo está de preparada Andalucía para afrontarla?

Vivimos tiempos muy inciertos. Todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor está teniendo repercusión en la economía, pero desde Andalucía trabajamos para que esta crisis que muchos vaticinan tenga los menores efectos posibles. Pero soy optimista y, además, ahí están los datos que nos avalan y que dicen que Andalucía está ahora mejor que antes.

Vivimos tiempos difíciles, sí, pero también es verdad que a pesar de ello estamos creciendo. El desempleo mantiene un ritmo de descenso del 3% con 23.900 parados menos, el empleo aumentó en un 3,12% con casi 100.000 nuevos cotizantes, contamos con 5.279 autónomos más y somos desde 2021 la comunidad con más trabajadores autónomos de España, las exportaciones han crecido un 28,8%, cuatro puntos más que la media española, la producción industrial se ha disparado en julio un 9,1% y el número de nuevas empresas ha crecido un 1,4%, superando también a la media nacional.

Seguiremos trabajando en esta línea y con el doble propósito de proteger a las familias dentro de nuestro marco competencial y para propiciar que Andalucía sea el modelo en el que la mayoría de españoles vea una forma de gobernar distinta que es centrada, ambiciosa pero sobre todo eficaz. Trabajaremos para seguir siendo foco de atracción de nuevas oportunidades y para atraer, pese a los tiempos que atravesamos, actividad económica, inversión y empleo.

¿Cuál es su deseo para cuando termine la legislatura?

Me gustaría que Andalucía fuera una locomotora económica de primer nivel. Que la gente vea a esta comunidad como una comunidad económica referente. Que seamos ejemplo de política fiscal, de crecimiento de empleo y de empresas, de indicadores económicos, de número de visitantes, de exportaciones, en industria…

Me gustaría que los andaluces vean una nueva Andalucía, muy distinta a la que había hace unos años. Una Andalucía que compite con los mejores porque puede hacerlo. Una Andalucía que sabe aprovechar las oportunidades que se le plantean ante ella y una Andalucía en la que nos sentimos orgullosos de vivir, de trabajar, de estudiar, de invertir, de montar empresas y de echar raíces. Una Andalucía a la altura de la que se merecen los más mayores, pero también la que se merecen las generaciones que vienen empujando fuerte. El futuro de Andalucía lo hacemos entre todos y el Gobierno andaluz está dedicado en cuerpo y alma a hacer de esta comunidad la mejor tierra de presente y, sobre todo, de futuro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad