Obra pública: la recuperación que no llega

Atendiendo a las cifras presentadas por las patronales del sector, la obra pública en Andalucía volvió a caer, y además de forma muy notable, en 2015 respecto a 2014. La leve recuperación experimentada en 2014 parece haber sido un espejismo. Así lo confirman unos minuciosos informes presentados recientemente por FADECO (Federación Andaluza de Empresarios de la Construcción) contratistas y CEACOP (Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública), que hablan de una importante caída en las licitaciones y adjudicaciones en la comunidad andaluza, respectivamente, durante el pasado ejercicio. La reactivación, que sí parece consolidarse en otros sectores, sigue sin llegar.

 

Pese a la coincidencia de todos los agentes implicados, incluidas las distintas administraciones, en la necesidad de una recuperación urgente del sector constructor, para que la economía empiece a generar el músculo deseado y a crear riqueza y empleo a un ritmo satisfactorio, la realidad es otra bien distinta. Si bien la actividad relacionada con el inmobiliario sí ha continuado en la senda de la mejora experimentada en 2014, la obra pública ha sufrido una regresión que vuelve a dejar a las empresas que la ejecutan en la cuerda floja. Y las previsiones para un 2016 marcado por la falta de certezas políticas y económicas no son mejores.

FADECO Contratistas

Entre los datos fundamentales extraídos del informe de FADECO Contratistas destaca la reducción del 58,9% en la licitación de obra pública por parte de la Junta de Andalucía en 2015 en relación con 2014, pasando de los 498,6 millones de euros licitados en aquel año a los 205 millones en 2015, un hecho que pone en evidencia la escasa ejecución de las dotaciones presupuestarias destinadas a inversión. Por su parte, la Administración Central licitó en Andalucía obras por un importe total de 695 millones de euros, mientras las distintas administraciones locales alcanzaron los 372 millones de licitación, lo que representó un montante global en 2015 en torno a los 1.272 millones de euros licitados en la comunidad, un 42,5% menos que en 2014, frente al 43% de crecimiento de 2014 respecto a 2013.
Atendiendo a la tipología de las actuaciones, la obra civil representó el 76,4% de la licitación total en la región (el resto correspondió a edificación), con 973,5 millones de euros.
Por provincias, fueron Sevilla, Cádiz y Almería las más beneficiadas, con el 61,2% del global (567,8 millones de euros). Las provincias peor favorecidas fueron Jaén, Córdoba y Huelva con 74,3, 74,1 y 61 millones de euros, respectivamente.
En términos nacionales, la comunidad andaluza acaparó en 2015 un 12,4% de los proyectos licitados en el conjunto de España, donde la licitación pública total ascendió a 10.236 millones de euros, lo que también supone un retroceso tras dos años de subidas. Respecto a 2014, estos datos suponen una disminución del 21,3%.
A diferencia de la licitación pública, la iniciativa privada ha tenido un comportamiento más favorable en 2015. Así lo reflejan la mayoría de los indicadores relativos a la actividad inmobiliaria, tales como las cifras sobre transacciones de viviendas, que en el acumulado de 2015 experimentaron una subida de casi el 11% (354.132 en 2015 frente a 319.389 en 2014), encadenando así dos años al alza. En valores absolutos, las autonomías con mayores ventas fueron Andalucía, Cataluña, Valencia, Madrid y Canarias, por este orden. En la comunidad andaluza, las transacciones realizadas el pasado año alcanzaron las 70.739, lo que representa un aumento del 9,93% respecto a 2014, cuando se produjeron 64.349 operaciones.
Por provincias, Málaga fue la que acaparó el mayor número de transmisiones de viviendas en 2015, con un total de 24.705, un 10,25% más que en 2014. le siguieron Sevilla, con 11.536 operaciones (un 5,43% más que el año anterior), y Cádiz, con 8.815 (un 15,59%). Sin embargo, en su comparativa con 2014 las mayores subidas las experimentaron Jaén (3.242 transmisiones frente a las 2.618 de 2014, un 23,83% más) y Córdoba (4.466 frente a 3.796, un 17,65% más).
Otro factor analizado por esta patronal en su informe fue el desempleo, donde las conclusiones tampoco son esperanzadoras. Así, si bien en diciembre de 2015 el paro descendió un 4,63%, prácticamente el doble que en 2014, lo hizo tres puntos porcentuales por debajo del promedio de España, donde la bajada fue del 7,96% (variación anual), reduciéndose así el número de demandantes de empleo inscritos en los servicios públicos en algo más de 354.000 personas respecto al mismo mes de 2014 en el territorio nacional. Esta comparativa de Andalucía respecto a España evidencia que en esta comunidad el desempleo como problema estructural sigue latente, especialmente cuando este descenso del paro, aun siendo positivo, representó el tercer peor registro a nivel nacional.
En términos de variación anual por provincias, las mejores cifras se registraron en Jaén, Almería y Málaga, con descensos a diciembre de 2015 respecto al mismo mes de 2014 del 10,45%, 6,81% y 6,01%, respectivamente.
En el sector de la construcción, los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) del último trimestre muestran un comportamiento favorable del empleo en el conjunto de 2015, que se traduce en un aumento de los ocupados en 28.100 personas. Sin embargo, la misma encuesta recoge la pérdida de 24.100 empleos en el último trimestre, lo que viene a confirmar los efectos del retroceso de la licitación y de la contratación que arrancó en el segundo trimestre.
En este escenario, el año 2016 viene marcado por la incertidumbre. Atendiendo a la evolución de la economía nacional, los análisis macroeconómicos realizados por distintos organismos e instituciones apuntan hacia un crecimiento moderado de la economía, menos intenso que en 2015, apoyado en la demanda interna y en el consumo de las familias.
El gasto del Estado en infraestructuras, por su parte, no va a crecer de forma significativa respecto al previsto para 2015. Si bien la suma en todo el territorio nacional, que asciende a 11.058 millones de euros, representa un incremento del 5,8%, la dotación estatal para Andalucía, aun siendo la más elevada (1.820,64 millones de euros) representa un descenso del 7,1% frente a los 1.958,16 millones previstos inicialmente en los presupuestos de 2015.
Realizando una comparativa de las dotaciones asignadas por el Estado en función de la población, Andalucía ocupa el décimo lugar, con una inversión media de 217 euros por habitante. Por provincias, se reduce en todas excepto en Huelva, siendo el descenso más acusado en Córdoba, Málaga, Sevilla y Jaén, por este orden, al situarse la inversión por habitante un 20% por debajo de la media prevista para Andalucía.
Un último elemento sobre el que reflexiona esta organización empresarial en su informe es el relativo a la rehabilitación, afirmando que no se vislumbra un claro cambio de tendencia, toda vez que las dotaciones previstas por el Estado para estas actuaciones para 2016 suman un importe de 587 millones de euros, prácticamente el mismo de 2015.
CEACOP

En su Informe Anual de Adjudicaciones en Andalucía 2015, CEACOP afirma que en 2015 el conjunto de las administraciones públicas adjudicaron un total de 1.252 millones de euros para el desarrollo de infraestructuras en la comunidad andaluza, un 23% menos que en 2014, un dato negativo tras dos años, 2013 y 2014, en los que empezaba a reactivarse la obra pública. Además, sólo el 40% del conjunto adjudicado recayó en empresas andaluzas.
El Gobierno Central, pese a ser el organismo que más obra pública ha adjudicado en 2015, ha reducido su inversión un 27%: si en 2014 los ministerios adjudicaron obras por 772 millones de euros, este volumen se contrajo el pasado año hasta los 567 millones. Un hecho extremadamente significativo y alarmante es la escasa contratación con empresas andaluzas por parte de este organismo: tan sólo un 12% del total (algo más de 68 millones de euros).
De entre todas las carteras ministeriales, la de Fomento ha sido la que más obras ha adjudicado en la comunidad, con 438 millones de inversión (77,2% del total), si bien la adjudicación con empresas andaluzas apenas alcanzó el 6% del total (menos de 26 millones de euros), un mínimo histórico en los últimos 15 años.
Dentro de Fomento, el organismo más inversor ha sido ADIF, que adjudicó obras por valor de 149 millones de euros, de ellos 40 millones correspondientes a un tramo del corredor ferroviario entre Pulpí y Almería; otros 20 destinados al tramo Algeciras-Bobadilla y 66 al AVE Granada-Antequera. Sorprendentemente, sólo un 2,1% de las inversiones las desarrollaron empresas andaluzas.
Le siguieron por volumen de adjudicación la Dirección General de Carreteras y las Autoridades Portuarias. En cuanto a la primera, que invirtió 135 millones de euros, también adjudicó la práctica totalidad a empresas de fuera de la comunidad: un 98,2%, frente al 1,8% que recayó en firmas locales. El Puente de Cádiz, el desdoblamiento de la N-4 Dos Hermanas-Los Palacios y obras de refuerzo de firme fueron las obras más beneficiadas. Las Autoridades Portuarias, por su parte, alcanzaron los 97 millones de euros adjudicados.
Al respecto del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente sobresalió la labor de la Confederación Hidrográfica de Guadalquivir, con casi 39 millones de euros, de los que además el 36% fue a parar a empresas andaluzas.
En el reparto por provincias, en líneas generales Cádiz, Granada y Sevilla han sido las más beneficiadas por el Gobierno Central, con un 28,6%, un 17,7% y un 22,5% del total adjudicado, respectivamente. Les siguieron Almería (8,7%), Málaga (8,4%), Huelva (5,7%), Córdoba (4,3%) y Jaén (2,4%).
El segundo organismo más inversor en 2015 ha sido la Junta de Andalucía, que ha gestionado inversiones por valor de 260,8 millones de euros, un 4% menos que en 2014 (del total, un 56% fue adjudicado a empresas de la comunidad).
Analizando la adjudicación con empresas andaluzas entre organismos con competencias similares, destaca la patronal que en temas de fomento e infraestructuras viarias la Junta adjudicó 162 millones de euros y 86 los van a ejecutar empresas andaluzas, mientras el Ministerio adjudicó 483 millones y sólo 25 a firmas de la comunidad. En el caso de medio ambiente, tanto la Consejería del ramo como el Ministerio tienen presupuestos por encima de los 50 millones de euros; sin embargo, mientras la Junta adjudica a empresas andaluzas 32 millones, el Ministerio sólo 19.
En la Administración andaluza, la Consejería de Fomento y Vivienda está a la cabeza en el ranking de inversiones, con 163 millones de euros, siendo la Dirección General de Infraestructuras el organismo más inversor, al adjudicar 87 millones de euros en 34 contratos de conservación integral de carreteras. En este caso, la cruz de la moneda se sitúa en el retraso en los cobros por parte de las empresas ejecutoras de la conservación, muchas de las cuales se encuentran por este motivo en situación límite.
Tras Fomento, la siguiente Consejería más inversora ha sido la de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, con 51 millones de euros, una cifra poco alentadora a tenor del volumen de obra que se debería estar desarrollando en materia de depuración y saneamiento y que apenas ha alcanzado los 27 millones de euros, cuando según la patronal hay más de 300 millones de euros disponibles para este fin.
De lejos le siguieron las consejerías de Educación, Cultura y Deporte, con 17 millones de euros; e Igualdad, Salud y Políticas Sociales, con cerca también de 17 millones.
En la comparativa provincial correspondiente a las inversiones de la Junta, las más beneficiadas con diferencia fueron Sevilla y Málaga, con un 22,4% y un 20,5% del total adjudicado, respectivamente. A gran distancia se situó Cádiz, en tercera posición con un 11,2%. Granada (10,1%), Huelva (9,8%), Jaén (9,4%), Almería (8,4%) y Córdoba (7,7%) ocuparon los puestos cuarto al octavo.
Por último, los ayuntamientos, diputaciones y universidades adjudicaron en su conjunto en 2015 obras por importe de 365 millones de euros: 253, 91 y 20, respectivamente. En el caso de los ayuntamientos, un 61,8% de las empresas que ejecutarán las obras serán andaluzas, frente al 88,6% en el caso de las diputaciones, y el 34,1% en el de las universidades.
De entre todos los ayuntamientos, los más inversores fueron los de las provincias de Málaga (64 millones de euros) y Sevilla (61  millones), mientras entre las diputaciones destacó especialmente la de Sevilla, con más de 21 millones adjudicados; a esta le siguió la de Almería con 18 millones.
En materia de empleo en obra pública, según el Círculo experimentó un incremento de un 11,3% en 2015 respecto a 2014, hasta los 150.030 ocupados, un repunte que se sustenta en la adjudicación de infraestructuras registrada en 2014, superior a la de 2015, cuyas obras han tenido su puesta en marcha a lo largo del pasado ejercicio. Desde el comienzo de la crisis, se ha perdido en torno al 90% del empleo en el sector en Andalucía y se han destruido un 38% de las empresas dedicadas a la obra pública. Ai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *