Seis de cada diez pymes andaluzas han atravesado necesidades de financiación durante el año 2021

El presidente y el director general de Garántia, Javier González de Lara y Antonio Vega junto con Maribel Martínez, directora de Abay Analistas Económicos, han presentado los principales resultados del “III Informe Financiación de pymes y autónomos de Andalucía”, con datos de una encuesta realizada en los meses de febrero y marzo de 2022 a 1.017 pymes andaluzas, con plantillas hasta 250 empleados, pertenecientes a distintos sectores de actividad de Andalucía.

El informe analiza la situación de las pymes, las necesidades de financiación y origen de las mismas, el acceso a la financiación bancaria, las necesidades de garantías y avales y el recurso a las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) en el proceso de financiación empresarial.

Según los datos recogidos en la encuesta, seis de cada diez empresas andaluzas (63,9%), en total más de 360.000 pymes, han atravesado por situaciones de necesidad de financiación en el año 2021, la hayan buscado de forma activa o no. Se trata del porcentaje más elevado de la serie histórica, superando en más de 27 puntos el último dato prepandemia de 2019 (36,7%).

Perspectivas de las pymes

El “III Informe Financiación de pymes y autónomos de Andalucía” indica un avance en las perspectivas de crecimiento a corto plazo de las pequeñas y medianas empresas, que tras la crisis de la Covid-19 esperan ya iniciar su recuperación económica.

Según la consulta realizada, tres de cada diez pymes afirman haber iniciado la recuperación económica y cerca de un 31% dice estar en una posición estable, mientras un 32,5% de ellas asegura que su situación ha empeorado con respecto a 2020.

Así, el 45,4% de las empresas espera que su facturación aumente en los próximos doce meses, frente al 37,1% que lo indicaba en enero de 2020.

Por su parte, el porcentaje de pymes que considera permanecerá estable desciende ligeramente, del 37,2% en 2020 al 35,9% en 2021, mientras que se reduce significativamente el peso de las empresas que creen que su facturación va a decrecer, del 25,7% al 15,7%.

Creación de empleo

La creación de empleo va estrechamente ligada a la financiación, como instrumento motor de la actividad de las empresas. De este modo, la creación de empleo vinculada directamente a los proyectos para los que las empresas buscaron financiación durante 2021 se aproximaría a los 73.000 nuevos empleos en Andalucía durante los próximos 3 años.

Sólo el 15,6% de las pymes andaluzas considera que se creará empleo en los próximos doce meses. El logro de la financiación facilitará la creación de empleo en el 6,5% de las pymes que buscaron financiación. El 52,6% de las pymes considera que obtener financiación es clave para mantener estables los puestos de trabajo.

Necesidades de financiación de la pyme

Las necesidades de financiación de las pymes andaluzas en 2021 han sido elevadas debido al impacto de la pandemia, alcanzado a un 63,9% de las pymes. Este porcentaje supera en más de 25 puntos porcentuales al último dato prepandemia de la serie histórica, referido al año 2019. Entre las pymes con más de 10 personas empleadas el porcentaje con necesidades de financiación se eleva hasta el 86,1%.

Hay diferencias importantes en las necesidades de financiación por sectores de actividad. Así, Transporte y correos, Industria manufacturera, energía y agua, Construcción, Hostelería y restauración, Comercio, talleres y servicios personales y Sociedad de la información y telecomunicaciones han tenido necesidades de financiación superiores a la media durante 2021.

Se observan también mayores necesidades de financiación en las pymes exportadoras e innovadoras. Así el 80,5% de las pymes exportadoras ha tenido necesidades de financiación en 2021 frente al 60,4% de las no exportadoras. Y en el caso de las pymes innovadoras, el porcentaje se eleva hasta el 81,4% frente al 59,1% de las que no innovan.

En cuanto al destino de la financiación, el circulante continúa siendo el principal destino para las pymes y, como era de esperar, ha aumentado fuertemente como consecuencia de la pandemia (desde el 67,5% en 2019 al 78,2% en 2021). Le sigue en importancia la inversión en equipo productivo que originó las necesidades de financiación en el 23,5% de las pymes andaluzas y, en menor medida, la inversión en inmuebles (12,0%).

Utilización de productos financieros

En general, los mayores niveles de utilización de instrumentos financieros se observan en aquellos en los que se apoya la financiación del circulante.

El informe también señala que ha habido una mayor utilización por parte de las pymes andaluzas de las líneas ICO durante la pandemia y se observa un fuerte aumento que se sitúa en el 29,1% (frente a un 3,6% en 2019) y se posiciona como el instrumento financiero más utilizado en el último año.

La utilización de avales y otras garantías de las SGR alcanza un nivel del 4,8% y la de otros instrumentos (principalmente renting y líneas de financiación vinculadas a otras empresas), el 3,5%.

Dificultades en el acceso al crédito

Al igual que en 2019, el recurso a la financiación ajena, principalmente bancaria, ha seguido siendo la vía de resolución de sus necesidades más frecuente para las pymes andaluzas en 2021, el 76,2% de las que han tenido necesidades de financiación ha recurrido a ella.

El escenario de facilidad de acceso de las pymes andaluzas a la financiación se observa también en el porcentaje de empresas que no han encontrado obstáculos a su financiación, que, aunque se ha reducido respecto a 2019, se ha situado en el 68,3%. Un valor muy alto, especialmente si se consideran las excepcionales circunstancias y necesidades de financiación observadas en 2021.

El obstáculo más importante señalado por las pymes con necesidades de financiación continúa siendo la falta de garantías, que afecta al 17,1% de ellas, y le sigue en importancia el precio de la financiación. Además, otros factores son los trámites administrativos, la peor atención por el cierre de las oficinas bancarias y la obligatoriedad de contratar otros productos que no se necesitan.

Acceso a financiación bancaria

El porcentaje de pymes andaluzas que señala haber requerido financiación bancaria ha aumentado del 35,0% al 49,5% en 2021, lo que supone un fuerte aumento de casi 15 puntos porcentuales. La respuesta de las entidades bancarias, que ya venía siendo muy positiva en el escenario prepandemia, ha sido especialmente facilitadora en 2021.

Así, como resultado de las negociaciones, el 88,8% de las pymes con necesidades de financiación bancaria, la obtuvo y la aceptó.

Respecto a las condiciones de la financiación, casi todas ellas han mejorado en el año 2021, pero cabe destacar la importante caída en la exigencia de garantías. Así, el porcentaje de empresas que ha obtenido financiación con la exigencia de avales o garantías ha descendido notablemente, hasta el 30,0% en 2021.

El 20,1% de las pymes andaluzas tuvo necesidad de presentar garantías o avales en el año2021, suponiendo esta cifra un aumento respecto a la observada en 2019 (15,8% de las pymes).

En línea con las causas que han originado las necesidades de financiación, el destino principal de las garantías continúa siendo el acompañamiento de las solicitudes de financiación bancaria destinada al circulante. En 2021, el 11,8% de las pymes andaluzas requirió garantías para este fin y la mayoría las obtuvo.

En línea con las extraordinarias necesidades de financiación de las pymes en 2021 este porcentaje ha aumentado notablemente respecto a 2019 (8,2%).

Los servicios de las SGR

El importante trabajo de acompañamiento, avalando y asesorando, a las pymes durante los dos años de pandemia ha provocado que el grado de conocimiento que las pymes andaluzas tienen de las SGR haya mejorado de forma muy notable.

El porcentaje de pymes que nunca ha recurrido a una SGR y no conoce sus servicios se ha situado en 2021 en el 71,5%frente al 85,4% de 2019, un importante descenso de casi 14 puntos porcentuales. En la misma línea, aumentan las pymes que, aunque nunca han contactado con estas entidades, conocen sus servicios (del 11,6% al 18,7%) y, sobre todo, las pymes que han recurrido ocasionalmente a una SGR (del 2,6% al 8,7%). El porcentaje de pymes que lo hace de manera habitual ha aumentado también ligeramente respecto a 2019 (del 0,3% al 1,1%).

Respecto a las ventajas que las pymes asocian al recurso a una SGR, los datos indican quelas empresas que conocen las SGR, con independencia de que hayan recurrido alguna vez a ellas, identifican muy bien sus beneficios, y que dicha valoración ha mejorado notablemente respecto a 2019. Así, de las pymes que dicen conocer los servicios de las SGR, el 85,5% señala

que sus servicios ayudan a mejorar el acceso a la financiación bancaria; el 81,0%, que ayudan a obtener mayores importes en la financiación bancaria; el 79,3%, que permiten obtener un asesoramiento adecuado; el 73,5%, que favorecen la ampliación de los plazos de devolución de la financiación; y, por último, el 54,2% cree que las SGR permiten reducir los costes de la financiación bancaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad