El sector de la construcción: clave para mantener la actividad económica y el empleo en Andalucía en el año 2021

Por Ricardo López Perona
Director Gerente Agrupación de Fabricantes de Cemento de Andalucía (AFCA)  

Estamos atravesando un período de una profunda contracción de la actividad económica originada por la pandemia de Covid 19 y las medidas puestas en marcha por las autoridades para contener la emergencia sanitaria. El levantamiento gradual de dichas medidas que restringieron la movilidad y limitaron la actividad en numerosas ramas productivas entre comienzos de mayo y finales de junio no impidió que el PIB registrara, según las estimaciones preliminares del Instituto Nacional de Estadística, un descenso muy pronunciado del 18,5% en términos intertrimestrales.
Las esperanzas de una recuperación económica intensa en el tercer trimestre no se están cumpliendo, ya que la información de la que se dispone apunta a un debilitamiento de la misma a lo largo de los meses de verano, debido al adelantamiento de una segunda ola de contagios del Covid-19, y que han comportado consecuencias adversas para la actividad en las ramas ligadas al turismo, sector fundamental para la economía española y andaluza. Según el banco de España en su última previsión, el PIB español podría llegar a caer un histórico 12,6% en tasa de variación anual a finales de año, y con una tasa de paro del 18,6% de la población activa en el mismo periodo.
En este contexto económico general el sector de la construcción en Andalucía también ha sufrido los efectos de la pandemia, y a fínales del mes de abril dos de los indicadores que mejor describen su actividad, el consumo de cemento y la evolución del desempleo, habían sufrido en los cuatro primeros meses de este año una caída del 18% en el caso del consumo de cemento (163.728 toneladas menos que en el período enero-abril del año anterior) y de un 30% en el incremento de la tasa de paro (23.597 parados más que en diciembre de 2019).
Sin embargo, en los meses de verano ha habido una recuperación de la actividad constructora con respecto al desplome sufrido en los meses de marzo y abril que nos indican estos mismos índices, y que están contribuyendo a sostener la actividad económica en Andalucía. Así la caída sufrida en el consumo de cemento se ha moderado hasta un 3,5% en los cuatro primeros meses del año, con un comportamiento mejor que en el resto de España, en donde dicho descenso asciende a un 7,5%.
En relación a los datos de paro del sector de la construcción también en Andalucía, han tenido asimismo una recuperación con 14.521 parados menos que en el mes de abril, aunque todavía con un 11,6% más de paro que a finales de 2019.
Con estos datos el sector de la construcción es clave para mantener la actividad económica el año que viene por el efecto arrastre que produce en otros sectores y la rapidez con que absorbe mano de obra de otras actividades económicas. Sin embargo, existen grandes nubarrones sobre su comportamiento en 2021.
En referencia al subsector de la edificación los datos de la evolución de visados de direcciones de obra de viviendas nuevas, y de superficie a construir de uso no residencial, al mes de mayo nos indican en Andalucía una caída interanual con respecto a finales de 2019 del 20%.
La licitación en obra civil, según datos de la asociación empresarial SEOPAN, se ha desplomado un 45% en nuestra comunidad autónoma en los siete primeros meses de este año con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que sumado a lo indicado para la edificación no auguran nada bueno para la economía de Andalucía.
En un contexto en el que no se espera una vuelta a la normalidad de la actividad turística hasta que no se solucione la pandemia que estamos sufriendo, y las consecuencias que ello está produciendo en el sector servicios, se hace imprescindible que las diferentes administraciones públicas agilicen los proyectos susceptibles de obtener financiación de los fondos europeos constituidos para paliar esta emergencia sanitaria y económica, e impulsen la inversión en infraestructuras necesarias para combatir la lacra del desempleo que estamos sufriendo.
En ese sentido el anuncio realizado por el presidente de la Junta de Andalucía hace escasas fechas sobre la movilización de una inversión de 3.450 millones de euros en infraestructuras sanitarias, educativas, medioambientales, energéticas y de comunicación, con un horizonte temporal del primer semestre del 2023, van en la buena dirección, pero es fundamental que sean una realidad ya para el próximo año 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *