“Habrá turismo y empleo, pero no voy a obviar que este va a ser un año duro para el sector”

Juan Marín Lozano
Vicepresidente y Consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local

 

¿En qué acciones se van a traducir los más de 300 millones del Plan de Choque para el sector turístico y qué otras medidas están llevando a cabo desde su Consejería para reducir el impacto de la crisis sanitaria en la economía andaluza, ante el gran peso que tiene el turismo en la comunidad?
Hemos hecho nuestro trabajo desde el primer día. En febrero comenzamos a plantear nuevas campañas y a reorganizar toda nuestra programación, desde las líneas de incentivo a la promoción. Planificando distintos escenarios técnicos para poder recuperar la actividad turística en el menor tiempo posible y con el menor coste en empleo y facturación. Así surgió el Plan de Choque, que contiene medidas de apoyo fiscal, de incentivo y liquidez empresarial, de proyección de la oferta, de formación e investigación y de posicionamiento de Andalucía como destino preferente y seguro, especialmente para el mercado nacional.
Como bien dice, con este Plan movilizamos una inversión de 300 millones de euros en el sector turístico, cuya repercusión global estimamos en 909 millones para la economía andaluza. Un Plan que nos ha dado una ventaja comparativa sobre otras comunidades y destinos y que ha conseguido que hoy Andalucía esté en una mejor posición de salida de cara a la reactivación del sector.

Si se consigue captar con éxito al turista nacional y de proximidad, ¿será posible salvar la temporada de verano? ¿Qué estrategias específicas se van a poner en marcha para atraerlo?
Prácticamente dos tercios de nuestro turismo procede de la propia región y del resto del territorio nacional. Somos el destino líder para este viajero, con la quinta parte de las pernoctaciones hoteleras que el visitante nacional registra en nuestro país, y con más de 9 millones de estancias de diferencia con la siguiente región receptora, que es la Comunidad Valenciana. Por tanto, inicialmente contamos con un importante suelo de partida para preparar la reapertura de la actividad. Además, todos nuestros indicadores anuncian que este mercado, el interno, va a ser el primero en comenzar a recuperar fuerza y estamos viendo materializarse esas intenciones porque el deseo de viajar a Andalucía para el turista nacional ha aumentado un 138% en el último mes, y la intención clara de hacerlo, es decir, cuando el usuario pasa de buscar el vuelo a intentar comprarlo, ha subido un 152%. Cifras alentadoras, que se alejan del cero absoluto que veíamos hace apenas dos meses y que, de media, son mucho más elevadas que las recogidas para otros destinos españoles.
Parece clara por tanto la intención de viajar a Andalucía para el mercado de proximidad, y esto no es algo casual. Las previsiones han mejorado conforme se ha ido dando más seguridad al sector. Aumentan conforme crece la certidumbre, como hemos visto estos días cuando por fin el Gobierno central anunció la apertura de fronteras y la movilidad entre comunidades. En este momento, más del 80% de los alojamientos andaluces afirman que abrirán este verano y ya tenemos reservas superiores al 40% de ocupación.
Habrá turismo y empleo, pero no voy a obviar que este va a ser un año duro para el sector. Por eso, nos enfocamos precisamente hacia el emisor nacional, y vamos a invertir 22 millones y medio de euros en campañas de promoción dirigidas especialmente a este mercado, como la que acabamos de lanzar con la colaboración de Antonio Banderas, a quien de nuevo agradezco su generosidad y su iniciativa que nos ayuda a sumar y remar juntos hacia la recuperación.

¿En cuánto cifran las pérdidas económicas y de puestos de trabajo en el sector turístico y qué previsiones manejan para 2020 y 2021?
Acabamos de pasar por un trimestre a cero, sin actividad, algo que no había pasado nunca en la historia del turismo, y vamos a un verano que va a ser mucho mejor de lo esperado, como le comentaba, pero que de ninguna manera será igual que los anteriores y mucho menos de récord. Teniendo en cuenta esto, las expectativas que manejamos en la consejería sitúan la posible pérdida del sector durante el ejercicio anual en 10.000 millones de euros y unos 100.000 empleos en riesgo. Cifras que confiamos no se lleguen a dar, y que podamos recuperar parte de esa pérdida este mismo verano y durante el año 2021. Eso sí, siempre que se mantenga el apoyo para que no caigan las empresas y no se despida a los trabajadores. Y en esto el Gobierno central debe ser muy claro, extendiendo los ERTE hasta que la crisis haya cesado su efecto, no poniendo trabas a la movilidad y manteniendo las máximas garantías -como estamos haciendo en Andalucía- para que no haya rebrotes de contagio que vuelvan a poner a cero el marcador.
En cualquier caso, le confirmo que este va a ser un verano bastante mejor de lo que preveía el escenario más optimista con los que trabajábamos hace unas semanas. Se están activando las reservas y Andalucía aparece como destino preferente para prácticamente todos nuestros mercados principales.

¿Está siendo sensible el Gobierno central a las necesidades específicas de Andalucía en materia de turismo? ¿En qué se traducen a su juicio sus aciertos y desaciertos?
Ya me gustaría poder decir que sí, sinceramente. Me gustaría poder decir que sí, pero el Gobierno central solo está acertando cuando rectifica.
Pedimos prolongar los ERTE mínimo hasta final de año, y después de decir que sí -solo para Canarias- ahora se lo están pensando. Hablamos de hacer test en origen y en destino y aplicar otras medidas de seguridad como corredores verdes o pasaportes sanitarios para que los visitantes lleguen con seguridad, pero de momento la experiencia piloto que ha puesto en marcha el Gobierno en Baleares no contempla ninguna de ellas.
Lo pedimos también como alternativa a la cuarentena obligatoria de 14 días en nuestro país, un sinsentido absoluto -fíjese lo que implica para el retorno del turismo residencial- y especialmente si tenemos en cuenta que la estancia media del turismo internacional no llega a esos 14 días. Solo ha servido para que Francia y Alemania aplicaran las mismas reglas por reciprocidad.
Es más, volviendo a esa experiencia piloto, si sale mal ¿qué hacemos el resto? ¿cerramos o seguimos abiertos? No me gusta esta improvisación. Y no me gusta porque hay alternativas mejores, pero hace falta voluntad para aplicarlas. Hacer un test en origen supone un incremento en el precio del pasaje de 4 a 5 euros para un turista internacional que gasta de media 160 euros al día… eso no es nada para la seguridad que aporta la medida, así que ¿por qué no se pone en marcha? A lo mejor porque no se cree en el turismo, un sector que mueve el 13% del PIB nada menos. Si no se cree en esta industria, en este sector productivo, no se ponen en marcha estas medidas.
También pedimos una rebaja del IVA, que aún estamos esperando. Como esperamos respuesta sobre la creación de un bono vacacional que dinamice los viajes internos, a partir de una desgravación en el impuesto de la renta. Esfuerzo compartido, porque el 50% de ese impuesto es autonómico y la Junta no tienen inconveniente en hacerlo. Y eso por no hablar de la pérdida de 800 millones al año, que son unos 3.000 en la legislatura, por el desigual reparto autonómico que nos proponen, cuando hablamos de una financiación imprescindible para sostener nuestra sanidad y las políticas sociales y de educación. Reparto que no se corresponde con el 19% de población que representa Andalucía en el país.
En definitiva, el trabajo que hemos hecho, todos, por frenar y controlar esta enfermedad y reabrir el turismo, no se puede desperdiciar, y menos por criterios políticos o de aritmética electoral. No podemos poner en riesgo lo conseguido. Y por eso supongo que rectificarán, como en los casos anteriores, y que al rectificar acierten.

¿Qué representa el distintivo ‘Andalucía Segura’ y cuáles son sus objetivos?
Es un distintivo pionero, que ha sido puesto como ejemplo por la propia ministra de Turismo. Ya lo tienen más de 300 establecimientos andaluces y más de 20.000 han mostrado interés. Refleja el compromiso de los profesionales turísticos andaluces por ofrecer la mayor seguridad posible a los viajeros y a los propios trabajadores de esta industria. Lanzamos una campaña en redes sociales para informar a las empresas sobre cómo conseguirlo y ahora iniciamos otra para el público en general, para dar a conocer a los ciudadanos que pueden comprobar con un simple lector de QR la autenticidad del distintivo mostrado en cualquiera de los establecimientos que tengan el sello y que esa empresa sigue todos los procedimientos de seguridad e higiene exigidos.
Es un servicio que ofrecemos de forma completamente gratuita, y una ayuda más para poner en valor el buen trabajo que se está haciendo en Andalucía y auxiliar a un sector que no ha tenido ingresos en estos meses y que ahora afronta una reapertura para la que debemos despejar todas las incertidumbres posibles.

¿Están trabajando en iniciativas que propicien la desestacionalización del turismo, de manera que no se vea tan afectado por crisis coyunturales como esta y que además sea una fuente que genere más empleo estable? ¿Es posible reinventarse en este sector?
Bueno, esta más que una crisis coyuntural -que lo es, no lo ponga en duda- está siendo una ruptura absoluta de los esquemas tradicionales de funcionamiento de esta actividad a nivel mundial, y del modelo de vida incluso que teníamos hasta ahora. Tenga en cuenta que hace solo 3 meses estaban en el debate la turismofobia, masificación, turistificación… y ahora, que vemos la importancia que tiene el turismo para mantener a flote la economía y la vida comercial de las ciudades y el empleo local, hemos empezado a hablar de turismofilia, porque todos se han dado cuenta de que esta actividad es fundamental para mantener viva nuestra región, nuestro país y nuestra sociedad.
La crisis nos ha dejado aún más claro que necesitamos el turismo. Y que la búsqueda de su sostenibilidad no tiene marcha atrás. Al contrario, debemos procurar un sector más equilibrado, mejor preparado para afrontar los retos que estén por llegar -que ya vemos que pueden ser enormes- y con una planificación que sea capaz de adaptarse con rapidez a ese horizonte cambiante.
La crisis llegó cuando estábamos preparando el nuevo Plan General de Turismo Sostenible de Andalucía, el META27, que estará vigente en el periodo 2021-2027, por lo que estamos incluyendo todas estas premisas en su redacción de cara a fortalecer el sector en los próximos años en términos de reducción de la estacionalidad, fomento de la innovación, estrategia digital, excelencia, diferenciación… Un nuevo plan pensado para la recuperación en el corto plazo y para dinamizar el crecimiento de una forma ordenada, respetuosa y rentable para las empresas y la sociedad. Ai

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *