La planificación de la reactivación de Sevilla

Rafael Márquez Berral. Gerente de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla

El 11 de marzo de 2020 se decretó la pandemia global y unos días después el confinamiento domiciliario. En ese momento, el mundo cambió y todos, administraciones, empresas, profesionales y ciudadanos entramos en estado de shock, también la Gerencia de Urbanismo de Sevilla, puesto que de pronto tuvimos que priorizar y buscar respuestas ágiles y rápidas a problemas enormemente complejos.

El confinamiento nos obligó a realizar una reorganización interna con carácter urgente y ágil con el objetivo de mantener la actividad institucional y los servicios públicos. Un ejemplo para que se pueda observar la magnitud de esa transformación en tan reducido tiempo: cuando arrancó la pandemia había 4 licencias de trabajo remoto en la Gerencia de Urbanismo. Apenas unas semanas después teníamos 400 y la Gerencia a pleno rendimiento.

El resultado final es que la productividad prácticamente no se vio afectada e incluso, en algunos servicios claves para la ciudad como el que gestiona las licencias de obra y actividad en la GMU, esta aumentó ya que en el segundo trimestre de 2020, en pleno confinamiento, se cerraron 528 expedientes de licencias, una cifra superior a la del mismo periodo de 2019 que se otorgaron 497.

Pero más allá de lo coyuntural, de lo urgente, éramos conscientes que estábamos viviendo un momento clave, y por tanto, tan importante era dar respuesta a las urgencias de la crisis sanitaria como planificar cómo reactivar la ciudad y recuperar a todos los sectores económicos, en un contexto de caída de ingresos sin precedentes en el Ayuntamiento, con cerca de 90 millones de euros menos.

¿Cómo planificamos esa salida? Pues acelerando y reforzando la hoja de ruta y el modelo de ciudad que teníamos marcado, es decir, inversión pública, captación de fondos europeos, colaboración público-privada, agilización de trámites y simplificación administrativa o desbloqueo de desarrollos urbanísticos.

En cuanto a la inversión pública, hay que destacar que durante 2020 la Gerencia de Urbanismo licitó inversiones por valor de más de 65 millones de euros, comparado con 25 millones en 2019, y se adjudicaron obras por 30 millones.

Por tanto, la senda era positiva, pero con una caída importante de los ingresos municipales, la pregunta era, cómo conseguíamos mantener esa postura inversora. Pues buscando nuevas fórmulas imaginativas que probablemente en otras circunstancias no hubiésemos sido capaces de articular.

Y de entre todas las fórmulas, la más importante e innovadora desde la técnica jurídica urbanística-presupuestaria, es el plan extraordinario de inversiones a través del Patrimonio Municipal del Suelo, con una inyección extraordinaria de 53,7 millones de euros con un efecto multiplicador, por el cual se obtienen recursos para inversiones y al mismo tiempo se desbloquean determinados bienes y desarrollos urbanísticos y para los que se establecía un marco de colaboración público-privada.

La fórmula es la puesta en el mercado de parcelas e inmuebles municipales que pudieran ser una oportunidad para el desarrollo en ellas de proyectos de inversión privada, y con esa captación de recursos generar un plan plurianual de inversiones, sin afectar al temido techo de gasto.
Hoy se puede afirmar que el Plan Extraordinario está siendo un éxito y una pieza fundamental de la estrategia de reactivación de la ciudad, ejecutando, en estos momentos, inversiones por un importe de 38,6 millones de euros.

La pandemia nos puso ante la tesitura de replantearnos la forma en la que hacíamos las cosas, nos obligó a reorganizar el trabajo de forma que la actividad no se paralizara, y cuando logramos apagar los principales fuegos, apostamos por una estrategia decidida de inversión pública para el impulso de la actividad económica generando nuevas iniciativas.

Todo esto hubiera sido inútil, sin embargo, si la actividad empresarial no hubiera acompañado. Los proyectos residenciales aprobados en 2020 por la Gerencia de Urbanismo de Sevilla suponen la construcción de 2.426 viviendas de nueva planta, siendo el mayor registro desde 2007. Hemos cerrado un año récord en materia de construcción de vivienda privada, y la cifra sigue creciendo en este año 2021.

Para alcanzar estas cifras ha sido fundamental que la Gerencia de Urbanismo haya sido un aliado de la inversión productiva a través de la simplificación administrativa y la agilización de trámites.

En los últimos tiempos, hemos ampliado los supuestos que permiten la presentación mediante DR a través de una modificación de la ordenanza de obras y actividades, hemos asumido las competencias ambientales para que exista una tramitación única sin duplicidad de trámites e informes, y hemos reforzado los sistemas de presentación telemática.

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente llevaba tres décadas sin algo tan básico como una Relación de Puestos de Trabajo lo que dificultaba enormemente la gestión de los recursos y sobre todo impedía la tan esperada ventanilla única. Esta RPT está aprobada gracias a que la situamos como prioridad dentro de la estrategia de reactivación.

Además de la tramitación ordinaria, la otra vía en la que el gobierno local y la Gerencia de Urbanismo ha echado toda la carne en el asador es en el acompañamiento e impulso de la inversión privada para la reactivación de los grandes proyectos de ciudad. Proyectos tales como Altadis, Santa Justa, Nuevo Cruzcampo, Palmas Altas Sur, etc., han tenido avances importantes, lo que nos hace ser optimistas de cara al medio plazo.

En prácticamente todos estos desarrollos podemos extraer similares conclusiones. Por un lado, se trata de procesos complejos que no hubieran llegado a buen puerto sin la colaboración estrecha entre administraciones y los privados; por otro lado, aunque el destino principal de los suelos sea el residencial, las dotaciones de espacios libres, de zonas verdes y de equipamientos previstas en dichos desarrollos y consensuados en todos los casos con el Ayuntamiento, garantizan un reparto equilibrado de usos que son la garantía de un crecimiento urbano sostenible.

Y hablando de crecimiento sostenible, mirando ya hacia el futuro en la era post-Covid, parece claro que es importante repensar las distintas piezas que componen la ciudad, siendo fundamental establecer una nueva relación entre nuestros espacios públicos y las personas, de manera que estas últimas se coloquen en el centro de las transformaciones urbanas.

La actual coyuntura ha constatado como los espacios abiertos para la estancia y el paseo, y las opciones de transporte sostenible contribuyen al mantenimiento de los vínculos de barrio, y para ello el modelo de ciudad compacta y mixta en usos constituye un capital social de un valor incalculable.

En este sentido, es necesario resaltar algunas de las tendencias que marcarán la actuación del gobierno de la ciudad de Sevilla en los próximos años, y cuyo elemento común es la sostenibilidad.

Se pretende crear hasta 15 Km adicionales de recorridos peatonales creando dos supermanzanas en el Conjunto Histórico y en Triana, además de micropeatonalizaciones y supermanzanas en otros barrios de la ciudad; al mismo tiempo se desarrollará un corredor ecológico de 42 km de longitud, que sirva de conexión entre el sistema de espacios verdes y los parques ya existentes.

Al hablar de sostenibilidad, también hablamos de hacer una apuesta fuerte por la rehabilitación de la ciudad consolidada, entroncando con los proyectos que está impulsando la Unión Europea a través de programas como el Nuevo Bauhaus. En este sentido, dentro de los proyectos estratégicos previstos se encuentran la intervención en el barrio de los Pajaritos o en la Barriada Alcosa.

Tenemos claro que Sevilla debe salir reforzada de esta crisis sanitaria, por lo que además de la simplificación y agilización de trámites, el incremento de la inversión propia, el desbloqueo de proyectos estratégicos, o la apuesta por la sostenibilidad, juega un papel fundamental en esa estrategia, la captación de fondos europeos que permitan intensificar los cambios y las inercias impulsadas en estos últimos tiempos.

Sevilla, cuarta ciudad de España por población, mantiene una posición proactiva para colocarse en una posición de salida ventajosa para la captación de estos fondos, con los cuales podremos abordar las líneas de trabajo antes indicadas.

Creo que en estos momentos hay pocas ciudades en Europa que tengan el volumen de proyectos con financiación europea que tenemos en Sevilla. Más de 300 millones de euros que están en marcha para transformar la ciudad, reactivar la economía y mejorar las condiciones de vida de nuestros conciudadanos.

La Empresa de Aguas, EMASESA, tiene en marcha 220 millones de euros para la renovación completa de la red de depuración de aguas residuales cofinanciadas con fondos Feder, tenemos el programa EDUSI en la zona Norte con un proyecto estrella como son las naves de Renfe, transformaciones urbanas como Cartuja Qnat o la Avenida de la Cruz Roja, o la rehabilitación de la fábrica de Artillería como centro de innovación y emprendimiento cultural, que es la mayor inversión en patrimonio del Ayuntamiento casi desde la Exposición Universal, entre otras.

Son un claro ejemplo de la apuesta de la ciudad, pero aspiramos a mucho más. Por eso hemos creado una plataforma de colaboración con otras instituciones, como la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide, la Confederación de Empresarios de Sevilla, el Círculo de Empresarios del PCT Cartuja y el Joint Research Centre de la Comisión Europea para el impulso de fondos europeos.

En definitiva, la pandemia ha cambiado el mundo, también a la ciudad de Sevilla, pero lejos de mantener una posición pasiva durante este triste periodo, hemos querido reforzar nuestra posición y sentar las bases de nuestra reactivación, ya que somos conscientes que Sevilla a la vuelta de unos meses volverá a ser un destino turístico de primer nivel, que volveremos a las cifras récord de visitantes, vuelos o pernoctaciones, pero durante este tiempo hemos querido sentar las bases de nuestro futuro cercano, haciendo las cosas de forma diferente pero asentando nuestra labor, en los mismos principios que nos han caracterizado: la estabilidad, el rigor, la seriedad, la responsabilidad, el consenso y la planificación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad